Consejos para cambiar el mal humor por un mejor estado de ánimo

Hay cosas que molestan hasta a las personas más calmadas: un atasco, una discusión con tu jefe, la traición de un amigo, una ruptura… Todos hemos perdido el control sobre nuestros sentimientos en algún momento de nuestra vida, nos hemos enfadado con el mundo, y hemos empezado a sentir ansiedad.



  Controlar los cambios de humor puede ser signo de inteligencia e incluso de calidad de vida. No es raro que un día en que todo parece correcto, de repente una situación o pensamiento haga que cambie. Pero, ¿tiene solución?

  Decía el padre de la psicología individual, Alfred Adler, que “tenemos que interpretar el mal humor como un signo de inferioridad”. Ateniéndonos a esta sentencia, es evidente que poder controlar estos cambios, especialmente en su sentido más negativo, es vital para nuestro bienestar.

Cómo superar el mal humor


  Por supuesto que puedes superar el mal humor. Levantarse con el pie equivocado se puede arreglar con pequeños consejos. Todo lo que tienes que hacer es tomarte un momento para mejorar tu estado de ánimo, cambiar tu actitud y continuar con lo que resta del día.


1. ¿Cuál es la causa de tu mal humor?


  Además de la mala condición mental y las causas físicas pueden causar que estés malhumorado otras circunstancias, por ejemplo: la falta de sueño, mala alimentación, falta de luz diurna o falta de ejercicio. 

 Si alguna de estas causas se aplica, puedes abordar el pesimismo directamente.

  Puedes planear una siesta rápida de no más de 20 minutos, ir a trotar, sentarte en el parque y tomar el sol o comer una ensalada en lugar de una pizza. A veces es suficiente que el cuerpo haga algo bueno.

2. ¿Reconoces tu estado de ánimo?


 Intenta identificar la fuente de tu estado de ánimo bajo. ¿De dónde vienen tus pensamientos negativos?, ¿estás insatisfecho?, ¿tal vez tuviste una conversación desagradable anoche?, ¿no se cumplieron ciertas expectativas?, ¿tal vez estás estresado o estás preocupado por tu jornada laboral?

  Tal vez ya te das cuenta, cuando respondes a las preguntas, que tus preocupaciones no son tan grandes como crees. Pon las preocupaciones en una perspectiva realista. 

¿Es realmente necesario que los acontecimientos de ayer determinen tu día? 
Con una actitud diferente, podrás superar tu mal humor.


3. Mímate a ti mismo


  Si el mal humor no pasa, mímate un poco. Encuentra algo que pueda levantar tu estado de ánimo. 

 ¿Es un café para llevar, un pequeño viaje para comprar un nuevo libro, una nueva película o simplemente comida en tu restaurante favorito? Haz algo bueno por ti mismo y supera tu falta de humor.

4. Realiza movimientos


  Se ha demostrado científicamente que la actividad física provoca la liberación de endorfinas para sentirse bien. El viaje al trabajo en bicicleta, a pie, o salir a correr antes de ir a trabajar, o realizar yoga puede ser justo lo que necesitas para convertir tu día no tan bueno en un día maravilloso. 

 Muévete para fortalecer tu cuerpo. Automáticamente dormirás mejor y despertarás más feliz mañana.


5. ¿Puedes tomarlo con humor?


  La risa es la mejor medicina. Por eso es importante no tomarse tan en serio los estados de ánimo bajos. 

 Puedes intentar verlo con humor, porque la risa reduce la liberación de hormonas del estrés. La risa es una excelente manera de convertir tu falta de humor en un buen humor.

  La próxima vez que estés de mal humor, llama a un amigo y habla sobre algo divertido, alegre o emocionante.  

6. Decídete a cambiar tu estado de ánimo


  Decide activamente en contra de tu falta de humor y no le des mucho espacio innecesario en los días malos. Tienes el control de ti mismo y puedes llegar a ello a través de pensamientos positivos, actividad física o un período de descanso.

  Levantarte con el pie equivocado puede arruinarte todo el día si lo dejas. Pero si decides superar tu mal humor, te sorprenderás de lo rápido que puedes hacerlo.

Nadie puede estar siempre de buen humor. Hay momentos en que la duda y los pensamientos negativos determinan nuestro día, pero tu puedes cambiar eso si sigues algunos de estos consejos.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.