Padres tóxicos y como puedes reconocer que los tuviste

Si tienes la suerte de llevar una relación positiva y saludable con tus padres la mayor parte del tiempo, quizás no te sientas identificado con estas características.



 Pero infortunadamente, para algunas personas con padres tóxicos, no importa cuánto lo intenten, no pueden tener una relación mutuamente satisfactoria y respetuosa con las personas que son emocionalmente insanas y se sentirán identificadas con estas características.

  No se trata de tener una relación perfecta con los padres, sin embargo, los padres tóxicos tiene características que los distinguen del resto, y sus conductas y manera de persuadir a los hijos, puede traer graves consecuencias en la juventud y adultez del niño víctima de padres tóxicos.

  Es muy importante tomar conciencia de si se ha tenido o no padres tóxicos porque es una forma de saber si tenemos más probabilidades de repetir un patrón negativo con nuestros hijos.


  Una vez que hayamos tomado conciencia, entonces tendremos la posibilidad de cambiar ése comportamiento por otro mejor o si es necesario, pedir ayuda para que un profesional nos ayude a mejorar la situación familiar y también la nuestra interna.

  Al ser niños puede que pensemos que todas las familias son iguales, que todos los padres son crueles y controladores, pero con el paso del tiempo y el crecimiento se den cuenta que es simple preocupación de parte de los padres por sus hijos, y que solo quieren lo mejor para ellos.
  En el caso de los padres tóxicos las cosas no son así, más bien estos buscan causarles dolor a sus hijos y demás problemas psicológicos que duran en sus hijos incluso para toda la vida, pero estos se pueden superar con ayuda, claro está, pero, lo primordial es reconocer si tus padres son tóxicos o no.

  Pero, aunque pienses que tus padres son lo mejor, puede que tú tengas padres tóxicos y hoy te ayudaremos a reconocerlos.



Nunca fuiste bueno/a en nada (para ellos)


  Tus padres eran tus peores críticos o quizá te decían que tenían un sentido del humor un poco oscuro o que eran personas demasiado sarcásticas. Pero ésta forma de comunicarse tiene mucha hostilidad encubierta y además, es una forma de expresar de forma negativa las capacidades de los niños. 

  Unos padres pueden decir a su hijo que quizá no sea buena idea que se apunte a un club de fútbol sólo porque se apunten sus amigos cuando realmente no le gusta el fútbol, pero no es lo mismo que decirle que no sirve para nada o que siempre estará solo en la vida.



Aún les tienes miedo


  Quizá cuando eras pequeño/a les tenías temor y siempre querías complacerles para que estuvieran contentos, aún si eso significaba hacer cosas que no estaban dentro de tus valores…
  Pero si te das cuenta, quizá ahora, en la vida adulta también sientes que les tienes cierto miedo y sigues intentando complacerles, aunque en el fondo te das cuenta de que tanto su actitud como la tuya, sólo es una retro-alimentación tóxica.



Están constantemente enojados


  Son duros y agresivos con sus hijos, y también suelen mostrar ese ejemplo siendo duros con otras personas. O pueden ser pasivos-agresivos, usan la persuasión silenciosa, emplean comentarios sarcásticos en voz baja y burlones, suelen despreciar y mostrar apatía por el logro de sus hijos.

  Nada de lo que hagan sus hijos es lo suficientemente bueno para un padre tóxico. Encuentran fallas en todo y critican cada detalle, incluso si no lo encuentran, remueven en el pasado para resaltar aspectos negativos en sus hijos.



Manipulan y usan la culpa


  Tuercen la verdad a su favor para poder manipular. Utilizan la culpa, la negación y la trivialización para obtener lo que quieren. No asumen la responsabilidad de su propio comportamiento, y pueden incluso responsabilizar a los hijos por la disfunción familiar.

  Esperan que los hijos dejen todo para atender sus necesidades, no importa la edad que tengan ni los compromisos que hayan asumido, ellos siempre están primero, y sus hijos solo están para servirlos.

Te cortaron las alas


  Unos padres tóxicos son expertos en cortar las alas a sus hijos. No te permitirán crecer ni alzar el vuelo por tu cuenta, algo que sin duda y desgraciadamente, aún te estará afectando a día de hoy. 

  Tus padres siempre han querido que estés cerca de ellos y han hecho todo lo posible para conseguirlo, aunque eso haya significado sacrificar tus sueños, tus inquietudes y tus deseos… por los suyos.



Siempre han invadido tu espacio y tu vida


  Unos padres tóxicos sólo piensan en ellos y en sus necesidades, las tuyas nunca serán importantes porque sólo piensan en las suyas propias. 

  Por este motivo, no serán capaces de ver más allá de su ombligo e invadirán tu espacio personal y querrán saber todo de ti, además, también se inmiscuirán donde no les llaman sólo porque piensan que tienen absoluto poder en tu vida y que tus decisiones son poco importantes. 

Tus padres te dirán que todo lo que hacen es por ti y porque te quieren, te harán sentir que nada es completamente tuyo e incluso te sentirás mal por tomar tus propias decisiones.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.