Los aires de superioridad: un rasgo de las personas inseguras

La modestia no es un rasgo que caracterice a este tipo de personas. Ellas siempre se mostrarán orgullosas y presumidas de todo lo que puedan para destacar sobre el resto. 



  Pero… ¿hay algo más?, ¿puede que sea una máscara para ocultar un tremendo complejo?

  Todos hemos conocido a esa persona que se muestra muy segura y alardea de ello. Con la cabeza bien alta, parece que lo sabe todo y que los demás nunca estaremos a su altura. 

 Estas personas que son reconocidas por sus aires de superioridad se creen mejores que los demás y a su lado estarán aquellos que los idolatran y los que serán sus víctimas.


Pero, ¿cuáles son las causas del complejo de superioridad?


  Las personas con complejo de superioridad son personas atrapadas en un sentimiento eterno de desprecio delirante hacia los demás, personas que creen que el prójimo es inferior y que este debe estar a su servicio. 

 Podríamos explicar diversas causas para entender la conducta detrás del hombre, pero con el permiso del lector, creo que sería más interesante indagar de forma concreta el asunto en cuestión.

  Es en lo más profundo de nuestro ser donde nos encontramos con nuestro verdadero  yo primigenio.

  En esa realidad intrapersonal ni el dinero ni el poder tienen mucho sentido y es por este mismo motivo que en dicho lugar esos conceptos caen por su propio peso, convirtiéndose en lo que son, una mera ilusión humana creada por una mente humana que intenta justificar una existencia, probablemente, carente de sentido.


La persona insegura trata de contagiar inseguridad al otro


  Además, el informe, liderado por el psicoanalista James Brookes, descubrió ciertos patrones de la personalidad narcisista que delatan de manera inmediata a una persona insegura.

La persona insegura trata de hacer sentir inseguro al otro


  Cuando uno empieza a cuestionarse sus propios actos y eso es un factor no habitual, es clave preguntarse con quién está rodeado y por qué tiene esos sentimientos frente a la otra persona. 

  Si uno ve que el otro no para de adularse a sí mismo y refriega sus logros y éxitos, es un llamado de atención. Si aparece la sensación de inseguridad nunca antes presente, es posible que el otro esté proyectando sus propias inseguridades a terceros.


La persona insegura ostenta con sus logros


  Aquellos que ostentan una y otra vez acerca de su gran estilo de vida, su buena educación o sus fantásticos hijos, lo único que hacen es intentar convencerse a sí mismos de que realmente son unas personas valiosas.

 No es necesario sentirse inseguro ante alguien que utiliza la inferioridad como eje de su comportamiento.

La persona insegura recurre al "alardeo de la humildad"


  El alardeo de la humildad es un intento de mensaje "autodespectivo". En las redes sociales es muy común ver mensajes de gente que se queja por la gran cantidad de viajes que debe hacer (debido a la importancia de su trabajo), o todo el tiempo que deben ver competir a sus hijos (y ellos después siempre ganan).

 En síntesis, se quiere hasta transformar el propio éxito en un motivo para sufrir, pero en definitiva no deja de ser una pantalla ante las propias inseguridades.


Para la persona insegura, nada es suficiente


  Aquellos con altos niveles de inferioridad suelen plantearse límites que los demás ni siquiera pueden entender, pero al ver que esas personas actúan en base a esos límites es difícil poder seguirles la corriente.

   Lo que tratan de hacer creer al otro es que ellos no son sólo mejores que cualquiera sino que ellos poseen hasta un análisis de autoestima demasiado riguroso e inentendible para cualquier otro mortal.


La solución


  La clave para no verse contagiado en un clima de inseguridad es verse capaz de poder detectar los síntomas en aquellas otras personas que tratan de contagiar sus sentimientos de inferioridad al otro. 

 No permitir que aparezcan esos sentimientos de dudas sobre el comportamiento propio puede ayudar a sentirse mejor con uno mismo e incluso a demostrar una mayor atención y preocupación por aquellas otras personas inseguras que intentan maquillar su personalidad.
  Por eso, cada vez que te encuentres con una persona con aires de inseguridad sé cauteloso. Ella no tiene la culpa de actuar así porque a saber qué tipo de situaciones horribles ha tenido que vivir.


  Ahora ya sabes que cualquier persona que exhiba de forma exagerada sus virtudes, ya sea su seguridad, su fuerza, su valentía, su inteligencia para quedar por encima de los demás es porque tiene un conflicto con ello. 

 Es una manera de protegerse, aunque en realidad lo único que hacen es hacerse más daño.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.