Las enfermeras y los enfermeros son el corazón del cuidado de la salud

La enfermería es uno de los pilares básicos de la sanidad. Pero, ¿somos conscientes de cómo de importante es su papel en el cuidado de la salud?



  Las enfermeras y los enfermeros, así como los auxiliares de enfermería, son el corazón del cuidado de la salud. Tan importante es su trabajo como el de los médicos pero, sin embargo, muchas veces olvidamos que sin su labor, nada sería posible.

  Ellos son esos ángeles de profesión que cuando el miedo, el dolor y el frío de los problemas de salud nos atenazan, están en el lugar que necesitamos con la firme disposición de hacernos más liviano el malestar.


  Las enfermería es una de las profesiones más humanitarias y vitales para el cuidado de la salud de los pacientes de los hospitales, centros sanitarios, asistencia en casa o residencias.

 Muchos aseguran que esta profesión tiene un componente muy vocacional, pero también se aprende con el estudio la relación con los demás.


Podremos olvidar sus nombres, pero jamás el trato que nos dan


 Como en todos los ámbitos de la vida, nos encontraremos con personas más o menos hábiles y más o menos profesionales.

  Aún así, la inmensa mayoría de enfermeras y enfermeros están donde están porque aman su trabajo, aman ayudar y aliviar los dolores de los demás. Su pasión por el cuidado hace de su profesión un arte. Para ello se requiere una gran devoción y una dura preparación que exige una dedicación total y profunda.

  Las personas que se dedican al ejercicio de la enfermería son almas de corazón y de cuidado que pasan por nuestra vida. Son almas a las que les es suficiente un minuto para dejar una huella que se mantiene por toda una eternidad en nosotros.

  La ciudadanía debería conocer que los enfermeros son profesionales muy capacitados, no solo desde lo estrictamente técnico sino también y sobre todo, desde una práctica en valores importantísimos como son el amor y la piedad, y siempre gobernados por tres principios éticos fundamentales que son: el respeto a la dignidad humana, la beneficiencia y la justicia.


El amor por la vida, el principio de la vocación de los enfermeros


  Aman la vida y, por ello, luchan cada segundo porque la atención sanitaria sea la mejor.

  Cambian pañales, toman constantes, manejan medicaciones, canalizan emociones y nos acompañan en los momentos más duros de nuestra vida.

  Por eso, justamente por eso, debemos rendirles homenaje día tras día. 

 Porque sin su labor, sin su corazón, sin su afán de ayuda al prójimo y sin su motivación por el apoyo constante y el conocimiento de cada realidad, nuestros sistemas sanitarios no se sostendrían.


El cuidado es la esencia de la enfermería


  Porque si hay algo que estos ángeles sanitarios definen es que una carrera no es una simple profesión, sino una forma de vida.

 Porque la enfermería es mucho más que un oficio, es un desempeño profesional en el que conviven el conocimiento, corazón, fortaleza y humanitarismo.

  Por todo esto hoy este reconocimiento va por todos ellos. Por cada uno de esos enfermeros y enfermeras que nos apoyaron y que día tras día se mantienen firmes en la pelea para que todos tengamos a nuestro alcance una asistencia sanitaria de calidad.



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.