Se rieron cuando compró un Boeing 727 de Grecia, pero lo convirtió en un hogar único

Compró una vieja nave de mediados de los 60 y la "estacionó" en Portland, donde la adaptó para poder vivir




  Desde niño sintió una atracción total por los aviones, una fascinación difícil de explicar. Fue por eso que ante la clásica pregunta de qué le gustaría ser de grande, nunca dudó. "Piloto", contestaba a quien quisiera escucharlo.

  Su relato se inició en 1999, cuando el ahora ex ingeniero eléctrico tuvo una visión: evitar que los aviones retirados se convirtieran en chatarra y reutilizarlos.


Este hombre convirtió un Boeing 727 en medio de un bosque en su asombrosa casa


Imagen: Airplanehome

  Campbell tenía poco más de 20 años cuando pagó alrededor de 23.000 dólares por las tierras en las que descansa su avión. Dice que su plan original era hacer un hogar con camiones de carga, pero luego decidió que un avión sería mejor.

 Lo estacionó en un bosque de Portland, y le hizo varias modificaciones para que sea más habitable: tiene una ducha, los baños funcionales del avión, un escritorio, un sillón/cama y las alas, que juntan bastantes hojas pero él las barre.

  No fue barato armar su casa: pagó 100 mil dólares, en 1999, por el avión que pertenecía a una aerolínea griega, y gastó otros 120 mil dólares en trasladarlo a ese bosque y adaptarlo.


Imagen: Airplanehome

Así fue como compró el 727 retirado por alrededor de 220.000 dólares (la mitad empleada en remodelar ala y cola). El hombre se lo trajo por mar desde Japón a Portland, y de ahí a esa zona perdida donde tiene su terreno.


A bordo del avión, espacio donde vive seis meses al año (los otros seis los pasa en Japón), Campbell lleva una vida modesta.

 



Fuente: Gizmodo / TN / Mendoza post
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.