"Monopoly socialista": el juego que tiene a la izquierda enfurecida

‘Ese no es verdadero socialismo’, dirán todos los jugadores cuando pierdan.



  Bajo el eslogan "ganar es para capitalistas", la compañía de juguetes Hasbro lanzó una versión socialista del popular juego "Monopoly". La iniciativa generó polémica en las redes sociales ya que a diferencia del tradicional juego no existe un único ganador; ganan o pierden todos los jugadores.

  El Monopoly clásico consiste en recorrer un tablero de propiedades donde los jugadores tienen la posibilidad de adquirirlas para alquilar y edificar en las mismas. 

 En esta parodia socialista lanzada por Hasbro se invita a prepararse "para las risas mientras los giros y vueltas de la vida obstaculizan el trabajo hacia una sociedad compartida y utópica".


  En esta nueva versión los jugadores recorren el tablero trabajando juntos para hacer una mejor comunidad al administrar proyectos como una escuela, un museo y hasta un restaurante vegano. Pese a fomentar el trabajo en equipo, el mismo tablero del Monopoly advierte: "Nadie dijo que la cooperación es fácil".

  Un profesor de izquierda ofendido por el nuevo Monopoly Socialista creo un hilo de twitter para intentar fallidamente refutar la idea del juego.

  El Monopolio socialista se burla de las políticas económicas fallidas del socialismo y esto ha provocado que Nick Harpur, un académico de la Rutgers University en Candem, usara su cuenta de Twitter para intentar fallidamente refutar la idea del juego.


  En su cuenta de Twitter criticó los enfoques relacionados a la asistencia sanitaria universal, el ambientalismo y la democracia que parodia Hasbro en esta versión del Monopoly.

  "No hace falta decir que este juego no tiene ningún interés en tratar de entender qué es realmente el socialismo y cómo podría funcionar", escribió en Twitter. La publicación rápidamente se viralizó, en su mayoría con nuevos posteos criticando al modelo económico.

   En una serie de tuits, Kapur cuestionó también que se considere al socialismo como una ideología "anticuada" y que se lo vincule al veganismo: "Lo que tienen en común es que son cosas odiosas que son divertidas para burlarse", sostuvo.


  Al final, el académico, que trabaja como profesor asistente de historia, terminó solo demostrando su falta de autoconciencia y carencia total de sentido del humor.


  Hasbro no escatimó en detalles al momento de realizar esta parodia. Por ejemplo, al momento de dar una vuelta no recibes $200, sino un “salario digno” de $50. Además, las fichas dejan de lado los cruceros y ferrocarriles para dar paso a objetos antiguos como una máquina de escribir y un fonógrafo.

“Prepárese para las risas mientras los giros y vueltas de la vida obstaculizan el trabajo hacia una sociedad compartida y utópica”, se aventura a retar el controvertido juego que puede encontrarse en Amazon. “La cooperación no siempre es lo que parece ser”. ¿Y usted, se animaría a probarlo?


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.