8 cosas de las que te arrepentirás cuando llegues a la vejez

Tarde o temprano te darás cuenta de que lo importante no es todo aquello a lo que le estás consagrando tu tiempo y te arrepentirás de no habérselo dedicado a los tuyos.  



  A todos nos gustaría vivir la vida sin remordimientos, y algunos realmente han dominado ese mantra. Pero para la mayoría, ciertas personas y experiencias se nos escapan de vez en cuando, y nos preguntamos “¿y si…?”

  Te invitamos a echarle un vistazo a esta lista de cosas de las que te arrepentirás cuando llegues a la vejez. Por lo tanto, es mejor tomarlas en cuenta ahora.

Cosas de las que te arrepentirás de no haber hecho cuando envejezcas


1. Tener miedo al cambio


  El cambio puede ser aterrador, pero no dejes que eso te detenga. Moverse, viajar, terminar una mala relación, aceptar un nuevo trabajo. Dejar de lado el miedo para tomar estos grandes pasos en la vida puede llevarte a mayores oportunidades.


2. Quedarse en un trabajo terrible

  Todos tenemos cuentas por pagar, y tomar trabajos que no nos entusiasman es a menudo necesario para mantenernos a flote. Pero busca una manera de mejorar tu situación en lugar de simplemente aceptarla.


3. Mantenerte en una mala relación


  Pasar meses o años en una mala relación es una completa pérdida de tiempo. Una vez que salgas, solo desearás haberlo hecho antes.



4. Preocuparte demasiado por lo que piensan los demás

  No importa lo que hagas, siempre habrá alguien que te critique. Aprende a mantenerte con la frente en alto.


5. No viajar cuando tuviste la oportunidad


  Podrías pensar: “Viajaré dentro de unos años cuando tenga el tiempo / dinero”, pero la verdad es que cuanto más viejo te vuelves, más difícil es dejarlo todo y viajar. No hay tiempo como el presente. Aventúrate.




6. No hacer ejercicio


  No es necesario ser un aficionado al gimnasio para hacer de la buena forma física una prioridad. Se ha demostrado que el ejercicio regular mejora la salud general de muchas maneras, manteniendo el cuerpo sano y fuerte. 

 Si el gimnasio no es tu lugar, sal a caminar, da un paseo, anda en bicicleta o toma clases de yoga.


7. Dejar que la sociedad te defina


  No permitas que tu género, raza, edad, nivel socioeconómico, religión o cualquier otra cosa te impida seguir tus sueños. Encuentra tu pasión y sé lo suficientemente fuerte como para vivirla, a pesar de las opiniones de los demás.


8. No escuchar el consejo de tus padres


  Por mucho que odiemos cuando tienen razón, los padres presentan buenos consejos. Aprende a escuchar realmente y apreciar sus sugerencias y preocupaciones.



8. Tener miedo de decir “Te amo”


  Decir esas tres pequeñas palabras puede ser intimidante, pero perder tu oportunidad podría ser devastador. Si realmente lo sientes, díselo a la otra persona.



Y una última cosa...  No estar agradecido


  Reconoce a las personas increíbles en tu vida y cuenta tus bendiciones. Incluso cuando las cosas son difíciles, siempre hay algo por lo que estar agradecido.


  

Fuente: Tay para Vida Lúcida / Mejor con salud
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.