Compañeros de trabajo pueden ser más tóxicos que cualquier jefe, según estudio

Una reciente investigación descarta a los jefes como causantes de conflictos laborales y pone en evidencia a los compañeros de trabajo como “agentes tóxicos”



  Trabajar en un ambiente agradable con personas amigables y alegres es una de las mejores experiencias. Pero no todos tienen esa suerte y deben lidiar con grupos hostiles, así como jefes que propician los malos tratos. 

  La vida no es perfecta, y mucho menos en el trabajo. Aunque nos sentimos afortunados de tener un puesto, siempre hay algo de lo que quejarnos. El jefe, la dinámica, el sueldo... y los compañeros tóxicos.

  Todos tenemos a uno cerca que desearíamos hacerlo desaparecer o, como mínimo, decirle un par de cosas claras a la cara. Pero somos profesionales y nos callamos.


  Sin embargo, un reciente estudio pone en tela de juicio los adjetivos antes mencionados sobre los jefes y arroja resultados que más bien, deja en evidencia a los compañeros de trabajo como los causantes del estrés laboral. Para esta investigación, son las personas más tóxicas que existen en el terreno laboral.

  Dicha conclusión ha sido arrojada gracias a un grupo de científicos de la Universidad de Tel Aviv, Israel, quienes se encargaron de rastrear a 820 profesionales entre 25 y 65 años en un período de 20 años. 


 Estas personas fueron evaluadas, se les realizaron pruebas médicas y también debieron responder algunas preguntas relacionadas con sus colegas de trabajo.

  Con el pasar de los años, los investigadores se encargaron del monitoreo anual de la salud y el ambiente de trabajo de cada uno. 

 Tras este proceso de evaluación, el estudio universitario confirmó que la causa del estrés laboral, tiene mucho que ver con los compañeros de trabajo e incluso consideran que son los causantes de otros tantos problemas en este ámbito.



1) Exceso de confianza


  Los compañeros tóxicos son muy agradables y siempre parecen dispuestos a escucharte. Te reciben con buena cara y normalmente con una sonrisa. Nunca parece que les moleste que les interrumpas en su labor. 

  Así, poco a poco, se ganan tu confianza, asimismo estos individuos tienen demasiada confianza en sí mismos. Se creen mejores que el resto, aunque normalmente sean unos 'losers'.

2) Es un mentiroso patológico


  Una vez que empiezan no pueden parar: mienten por todo. A veces son tonterías, como qué han comido o qué han hecho el fin de semana. Se lo inventan, si no todo, sí una parte. 

  A diferencia de la gente normal, a estos seres no les importa si su mentira se descubre, pues solo tendrán que volver a engañar para solventar haber sido cazados.

3) Intrusivo


  Los 'psicópatas laborales' son intrusivos, esto es, normalmente ocupan un puesto para el que no se prepararon de antemano.

  Por ejemplo, alguien que estudió Marketing y acaba trabajando de redactor en un periódico; o, algo mucho más común, suelen ser jefes o encargados cuando claramente no están preparados para ello.



4) Es astuto y manipulador


  Sin apenas darnos cuenta, con el tiempo logran desarrollar una gran capacidad de manipulación hasta convertirse en maestros del arte de intoxicar, consiguen que sus problemas se conviertan en los nuestros. 

  Son maestros en la manipulación y el engaño, lo que les ayuda a mantener su posición de 'número uno' en la empresa. Esta gente se atribuye todos los méritos, y cuando algo va mal no dudan en endosar el muerto al primero que tengan delante.


5) Exagera el dramatismo


  El mal compañero se inmiscuirá en tu vida privada ignorando cualquier límite. Tratará de averiguar tu estado civil, tu lugar de residencia y hasta con qué pasta te lavas los dientes. 

  La información es poder, y ellos lo llevan a la máxima expresión. Se meterán en tu vida personal ignorando cualquier tipo de límite. Además, exageran el dramatismo de cualquier situación, haciendo una montaña de un grano de arena.


6) Es incapaz de ejercer autocrítica


  Son incapaces de ejercer la autocrítica. Los responsables de sus problemas siempre son los demás, nunca ellos, y no dudan en culparlos directamente. Al igual que los narcisistas, son personas egocéntricas que solo buscan su propio bien. 

 Alardean de que hay que cumplir las normas sociales y laborales, aunque se les olvida cuando se trata de aplicárselo a sí mismos. Se sienten inmunes ante cualquier crítica que pueda surgir de su modo de trabajar o de su vida privada.


7) Es criticón e infeliz


  Tienden a ser hipercríticos, maximizando siempre los aspectos negativos de cualquier cosa o persona, así como de sus propias vidas. 

  Son quejicas e insatisfechos crónicos. Rara vez encuentran algo que sea de su verdadero agrado, mientras que valoran a casi todo el mundo de forma negativa, como si fuesen adversarios. Además, son pesimistas por naturaleza, siempre ven el vaso medio vacío.
  Son incapaces de ejercer la autocrítica. Los responsables de sus problemas siempre son los demás, nunca ellos, y no dudan en culparlos



8) Nunca muestra remordimiento o culpa


  Estas ratas no se preocupan por las consecuencias de sus acciones, no importa lo mal que afecten a los demás. 

  Mientras que sus amigos y familiares pueden ser física o emocionalmente perjudicados, este ser normalmente desviará la culpa con excusas que él mismo se creerá. 

 Por ejemplo, te venderá al jefe con la excusa de que lo hacía por el bien de la empresa, o te cargará con culpas que ha cometido él.



 El estudio


  Los investigadores descartan en primer lugar, que los jefes sean una causa aparente de males emocionales de mayor grado.

  Concluyeron que son sus colegas los principales agentes tóxicos dentro de la oficina debido a problemas de empatía, competitividad, rumores malsanos y los “comentarios de pasillo”.
 
  Igualmente, hicieron referencia a que, el hecho de no contar con el apoyo de sus pares, aumenta el riesgo de estrés, fatiga y cansancio en la oficina. Por su parte “el riesgo de morir fue significativamente menor en aquellas personas que reportaron altos niveles de apoyo social entre compañeros de trabajo”, indicó el estudio.




El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.