Si te alejaste de una relación abusiva, felicidades: tú ganaste

Las relaciones abusivas entre parejas se dan, cada vez, con mayor frecuencia en los jóvenes. Veamos en qué patrones de conducta debemos fijarnos para buscar ayuda y salir de este tipo de vínculos emocionales tóxicos.



  Hay abuso cuando alguien se vale de su posición de poder o de preeminencia para controlar la conducta del otro, en función de sus propias necesidades. Hay abuso cuando una persona se aprovecha de la fragilidad física o emocional de otro para ponerlo a su servicio.

 También se configura un abuso si existe alguna circunstancia por la cual una persona depende de otra y esa dependencia se utiliza para coaccionarla o coartar su libertad de acción.

  Si eres de los que ya dieron el paso y se han alejado de estas personas abusivas, enhorabuena: has ganado. Pero si aún estás atrapado con alguien así, no significa que estés perdiendo, lo cierto es que una vez que te sales de ahí, esto es lo que te convierte en el ganador:


Callejón sin salida y relaciones abusivas


  Existe un gran peligro que conlleva estar en una relación abusiva, y las relaciones sin salida son una pérdida de tiempo, pero lo que más molesta de las personas que mantienen relaciones terribles es que solo tienes una vida, así que no la desperdicies con alguien que no sea adecuado para ti.

  Todos los días en que podemos estar vivos es un regalo para nosotros de una fuente que probablemente no entendemos completamente.

  Es muy importante que no malgastemos nuestras vidas. Salir de una mala relación te convierte en el ganador porque puedes volver a concentrarte en ti mismo y en lo que debes hacer para vivir mejor. Si te deshiciste de una relación abusiva o sin salida, definitivamente eres el ganador.


Amigos negativos, unilaterales


  ¿Alguna vez has tenido el tipo de amigo al que siempre tienes que llamar o enviar mensajes de texto, pero nunca te ha llamado o enviado mensajes de texto a ti? ¿Qué tal el tipo de amigo que siempre encuentra algo negativo que decir?

  Estos son dos de los tipos de amigos más tóxicos. Con estos amigos que tienes malas relaciones, lo mismo: solo tienes una vida que vivir y mucho tiempo para dar.

  Hay muchas personas en este mundo que esperan ser tus amigas. Sé selectivo con quien te mantienes como amigo.

   Si son el tipo de persona que no te enviará un mensaje de texto a menos que tú lo hagas, quizás intentes no enviarles mensajes de texto y ver si alguien más entra en tu vida.


Miembros de la familia tóxicos


  Para muchos le es difícil romper con su familia aún sabiendo que son tóxicos, eso, no es ni remotamente cierto. 

 A veces, las personas que amamos, los miembros de nuestra familia, las personas con las que crecimos, son simplemente demasiado tóxicas para mantenerlas en nuestras vidas. Y no hay razón para mantenerlos cerca.

  Si alguien en tu familia parece hacerte solo miserable, tienes derecho a dejarlo al margen, o evitarlo por completo. Estás a cargo de sacar de tu vida a quien te hace sentir miserable. No importa si son de tu familia o no.


El miedo: una señal inequívoca de que hay una relación abusiva


  El miedo es quizás la señal más evidente de que estamos ante una relación abusiva. A veces se trata de un miedo crudo y evidente: la persona se pone muy tensa en presencia del otro y piensa constantemente en los “castigos” o las consecuencias que le puede acarrear el hecho de contrariar a esa persona.
 
  Otras veces, el miedo es más sutil. Puede manifestarse como un escrúpulo excesivo por agradar al otro. Se pretende no darle motivos para que cambie de humor y para ello se piensa constantemente en lo que se debe hacer para que esa persona esté satisfecha.


Tu eres el ganador


Si has logrado sacar a estas personas de tu vida, tú eres el ganador. No solo has ganado una batalla, sino que has ganado un premio. Ese premio es una vida más satisfactoria gastada con mejores personas. ¿Cómo pudiste perder?




El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.