Por cada hija que tienen los hombres su esperanza de vida se alarga, afirma la ciencia

Los estudios analizaron las relaciones entre padres e hijas, también con los hijos, y parece que las niñas les hacen ser mejores personas puesto que no hay competición de género



  Sin lugar a dudas ser el padre de una niña cambia muchas cosas en un hombre, convirtiéndolo en un mejor esposo, jefe y ser humano, incluso lo hace más longevo. Así lo asegura un estudio publicado por Harvard Business School, sobre las relaciones entre padre e hija.

  Ser padre de una niña o niño cuando sucede en las circunstancias adecuadas, se convierte en uno de los momentos más felices que puede vivir cualquier persona. 

 Pues la presencia de un pequeño ser que depende de otro para enfrentar la vida representa una motivación diaria. Pero además si se trata de una niña el padre intensifica su sensibilidad.


Tener una hija lo cambia todo


  Durante el estudio se colocaron algunos dispositivos de grabación con los cuales se analizaron la interacción que existe entre los padres con sus hijas e hijos. 

 Esto permitió conocer que los papás dedican al menos 60 por ciento más de atención a las niñas que los niños. Además expresaron mucho más ciertas emociones como la tristeza y les cantaron canciones, algo que permite la expresión de sus sentimientos.

  Philip Hodson psicoterapeuta, afirma “un hombre tiene que aprender un guion diferente cuando tiene una hija”, pues considera que los padres muchas veces se enganchan en luchas de poder físico con sus hijos varones, pero en el caso de las niñas aprenden a negociar.


  Según la investigación publicada en el American Journal of Human Biology, la esperanza de vida de los hombres aumenta un promedio de seis meses por cada hija que tienen, mientras que tener varones no implica ninguna diferencia. 

 Cabe destacar que esto puede deberse a la dedicación de las mujeres para encargarse de sus padres durante la vejez.

  Otra diferencia apreciada en los padres con hijas fue que los ejecutivos varones se vuelven más generosos en el salario con sus trabajadores y presentan menor tendencia a realizar recortes de personal.



 En concreto, la Universidad de Aalborg, en Dinamarca, encontró que si el primer hijo de un jefe masculino es una niña, la brecha salarial entre hombres y mujeres se reduce en un 2.8 por ciento.

   La toma de decisiones de los padres puede ser influida por el género de sus hijos, por lo cual los ejecutivos pueden ser más asertivos e incluso adoptar políticas corporativas socialmente responsables con más facilidad, o preferir iniciativas más liberales y en pro de la igualdad, en caso de ser políticos.


Para finalizar se afirmo que si las niñas tienen una buena relación con su padre podrán vivir relaciones más sanas con otros hombres a lo largo de su vida. Alcanzando incluso mayor autoestima y bienestar en general.



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.