Antes de buscar pareja, enamórate de ti

Tu corazón y tu ser solo pueden estar llenos si te entregas todo lo que puedas. Tu alma y su cuerpo sólo pueden sentirse enteros si puedes darle la misma cantidad de amor y respeto que alguien más podría.



  Si uno de los objetivos que tienes en la vida es atraer y mantener una relación de pareja significativa, enamórate de ti. Además de trabajar por esa relación, debes trabajar para quererte a ti mismo. 

  Ser y creer que eres una persona de la que sería difícil no estar locamente enamorado es la mejor forma de conseguir una relación de pareja duradera, saludable y emocionante.

 Enamorarse de uno mismo comienza por conocerse, así como por el goce de la vida diaria, de disfrutar con aquello en lo que se ocupa el tiempo.


No puedes vivir sin ti


 ¿No puedes vivir sin esa persona a la que tanto amor le profesas? ¿Crees que si se va de tu vida tu mundo se desmoronaría? Hay algo de lo que no te estás dando cuenta y es que la única persona sin la que no puedes vivir eres tú mismo.
 
  Tendemos a tener una preocupante falta de autoestima que provoca que nos refugiemos en el amor que nos puede brindar otra persona. 

  Esto, en vez de ser algo positivo, puede derivar en problemas relacionados con la dependencia emocional.


  Es hermoso querer a alguien hasta tal punto que tu vida carezca de sentido si esa persona falta.

 No obstante, sabes bien que la persona a la que deberías amar primero eres tú mismo. Si no puedes amarte, si no confías en ti mismo, ¿podrás hacerlo con los demás?

  Sabemos que te sentirás solo en ocasiones, que tendrás miedo…

 Te estás apartando de todo lo que te han enseñado y estás aprendiendo a amar como verdaderamente se hace. Empezando por ti y después amando a los demás. Tenlo bien claro: la única persona sin la que no puedes vivir eres tú mismo.


Enamórate de ti, pero ¿cómo?


  Antes de continuar, hagamos una aclaración: enamorarse de uno mismo es una cuestión de autoestima, y no tiene nada que ver con el narcisismo. Enamórate de ti y muestra tu mejor versión a tu pareja, solo tienes que seguir estos pasos:

 Mírate a ti mismo desde fuera


  Obsérvate a ti mismo. Mírate en el espejo. Lo que tú ves, es lo que ven los demás. ¿Te gusta lo que ves? ¿Qué podrías hacer para mejorar tu aspecto? No se trata de ser más guapo o tener mejor figura o mejor piel. Se trata de la apariencia que das.

  Hay que sacarse partido, vestir de manera que te sientas a gusto, peinarse, darse un toque de color o afeitarse adecuadamente. 


  Se trata de dar una imagen acorde con tu personalidad. Una persona que no se cuida, mal  va a cuidar de los demás, ni va a valorar los esfuerzos que el otro hace por cuidarse (o, al menos, eso es lo que parece).

  Ofrecer un aspecto positivo, en tu línea, te ayudará a mantener alta tu autoestima, a ser auténtico y aumentar el respecto que sientes hacia ti mismo. Y respetarse a uno mismo es el primer paso para que los demás te respeten y para valorar ese respeto que los demás tienen hacia ti.


Persigue tus metas


  Si te conoces y sabes lo que quieres, persigue aquello que deseas conseguir. No dependas de nadie, no te dejes influir por los demás. 

 Si tú tienes un objetivo en mente ¡síguelo! Esto también es quererse a sí mismo, apreciarse, confiar en uno mismo, saber tus puntos fuertes y seguir adelante a pesar de las dificultades. Consigue lo que desees. Quiérete.

  Vive tu vida a tu manera, conociéndote en profundidad. ¡Te lo mereces! No podrás enamorarte de alguien realmente si no te quieres a ti mismo, si no te respetas, ¡si no te quieres! 

Esfuérzate por llevar todo lo que quieras a cabo, no vivas de las apariencias y protege tus amistades. Vive tu vida plenamente y quiérete. Con esto, podrás empezar a buscar al amor de tu vida.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.