Europa declara la guerra a los plásticos con una batería de prohibiciones

El Parlamento Europeo ha aprobado este miércoles vetar la venta de pajitas, bastoncillos y cubiertos que se descartan una vez utilizados. Así declara la guerra a los descartables plásticos con una batería de restricciones. 



  Europa da el mayor paso adelante de su historia en la lucha por impedir la llegada a los océanos de millones de toneladas de plástico. La Eurocámara aprobó este miércoles la directiva que prohíbe a partir de 2021 la venta de varios productos de usar y tirar.

  Eso implica que desaparecerán de las estanterías del supermercado cubiertos, vasos, platos, bastoncillos de algodón, envases de poliestireno expandido como los utilizados en las cajas de comida rápida, recipientes para bebidas, vasos, palitos de globos y esos otros con los que se remueven las bebidas calientes.

  La directiva impone, además, nuevos deberes a los socios europeos: los Estados deberán garantizar antes de 2029 que al menos el 25 por ciento del plástico de las botellas proviene de material reciclado, el 30 por ciento en 2030, y tendrán que encargarse de recoger el 90 por ciento de todas las usadas.


Los diez plásticos de un solo uso


1) CUBIERTOS, PLATOS. La propuesta de directiva prevé que los estados miembros prohíban la introducción en el mercado de cubiertos (tenedores, cuchillos, cucharas, palillos), platos, agitadores de bebidas y palitos de globo de plástico.

2) PAJITAS, BASTONCILLOS DE ALGODÓN. Estos artículos estarán sometidos a la misma restricción.  

3) RECIPIENTES ALIMENTARIOS. Los estados “deben establecer objetivos nacionales para lograr una reducción ambiciosa y duradera”  y se debe fomentar que estos productos sean aptos para tener usos múltiples y ser reutilizados y reciclados.

4) VASOS. Los gobiernos también deben fijar objetivos nacionales para reducir los vasos de plástico. 


5) BOTELLAS DE BEBIDAS. Tanto la CE como el Parlamento europeo exigen a los estados que recojan separadamente el 90% de las botellas de plástico de un solo uso para el 2025.  

6) BOLSAS LIGERAS. La UE exige la recogida selectiva (responsabilidad ampliada) y que se informe al ciudadano de sus impactos ambientales. 

7) ENVASES Y ENVOLTORIOS. Los fabricantes de envases y envoltorios de alimentos que no están sujetos a medidas de restricción de su comercio, tendrán ahora una responsabilidad ampliada sobre la recogida del residuo. Esto significa que deberán contribuir a los costes de prevención y gestión de residuos, incluida la limpieza de los desechos.  


8) TOALLITAS Y COMPRESAS.  Estos artículos deberán llevar una etiqueta clara que informe sobre el modo de eliminación del residuo, su impacto ambiental y su contenido plástico.

9) RECIPIENTES DE BEBIDAS Y SUS TAPAS Y TAPONES.  

10) COLILLAS DE CIGARROS. La Eurocámara pide “medidas específicas” para los filtros de cigarrillos, cuyos residuos deberán reducirse un 50% para el 2025 y un 80% para el 2030.  


  La legislación europea actualmente en vigor ya exige a los países un objetivo de reciclado del 65% de los residuos municipales para el año 2030 y del 55% de los envases de plástico para esa fecha.

La europarlamentaria liberal cifra en 22.000 millones de euros el dinero que se ahorrarán los países de la UE por eliminar toda esa contaminación. Las entidades ecologistas celebraron el camino emprendido por la UE. Según la Comisión Europea, más del 80% de la basura hallada en el mar es plástico.



Fuente: El País / AIM / Vanguardia / Xataka
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.