El desafío viral que esta haciendo que las personas limpien lugares que se habían convertido en basureros

¡Por fin un reto viral para mantener limpio el planeta! El desafío viral ha promovido que las personas limpien lugares donde antes otro arrojaban basura. Las playas, los parques, los senderos naturales y otros espacios al aire libre cada vez están más limpios gracias a un nuevo desafío viral: #trashtag.



  Los desafíos o retos (challenge) en las redes sociales se han convertido en una de las modas más populares y cambiantes de los últimos meses. En muchas ocasiones se proponen iniciativas simplemente curiosas y en otras incluso se llegan a viralizar sugerencias lamentables. 

  Afortunadamente, también se hacen populares algunas iniciativas que pueden ayudar a las personas y mejorar la conservación del medioambiente. Este es el caso de la propuesta de acciones con la etiqueta #trashtag (algo así como la etiqueta de la basura).


  ¿De qué trata este desafío? Consiste en tomar fotos de un área llena de basura antes y después de limpiarlo. Todo comenzó gracias a Byron Román, que compartió su experiencia a través de su cuenta de Facebook.


  “Aquí hay un nuevo reto para todos los adolescentes aburridos. Tome una foto de un área que necesite limpieza o mantenimiento, luego tome una foto después de haber hecho algo al respecto y publíquela”, escribió Byron junto con las fotos.


  Durante los últimos años se han puesto en marcha una larga lista de iniciativas internacionales para la limpieza del medio ambiente con apoyo de las redes sociales, entre las que se pueden destacar #cleanupnature o #YoElijoPlaneta.

  En España, la iniciativa de sensibilización y movilización social más destacada en este ámbito en los últimos años es sin duda el proyecto Libera , de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes. 

 A través de sus diversas iniciativas, el proyecto Libera facilita la actuación de retirada de la basura que se acumula en espacios naturales (la basuraleza) a partir de la colaboración ciudadana. 


 



 


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.