¿Cómo saber si una persona es digna de nuestra confianza?

Confiar en los demás es clave para construir relaciones felices y significativas. Sin embargo, en ocasiones tras muchas decepciones cuesta bastante volver a dar ese paso. En estos casos es necesario proceder a un adecuado trabajo interno.



  Lo mejor que puedes hacer para determinar si una persona es realmente digna de tu confianza, es observar su comportamiento y obtener una prueba de su buen carácter en forma de referencias y testimonios de otras personas.

  A lo largo de nuestra vida todos nos encontramos con personas que traicionan la confianza que hemos depositado en ellas, nos traicionan, nos mienten o nos hacen daño. Cuando esto nos ocurre, podemos cometer el error de generalizar y pensar que no podemos confiar en nadie, tan sólo en nosotros mismos.

  Esto nos lleva a volvernos desconfiados y ver siempre segundas intenciones en los actos de los demás, una actitud que, a la larga, nos hace daño, porque dificulta nuestras relaciones personales, nos vuelve rencorosos y nos aísla de los demás.


Confía primero, desconfía después


  Aunque hayamos sufrido o suframos decepciones en este aspecto, es importante no perder la capacidad de confiar en los demás. 

 Sin embargo, esta confianza no debe ser ciega o ingenua, sino que tenemos que saber en quiénes podemos confiar y a quiénes otorgamos nuestra confianza, sin caer en la candidez ni excedernos en la confianza que damos a los demás.

  Para no convertirnos en personas amargadas y desconfiadas, lo mejor es partir de la base de que todo el mundo merece nuestra confianza hasta que algún hecho nos demuestre lo contrario.

 Por ello, sobre todo cuando conocemos personas nuevas, es aconsejable irnos abriendo poco a poco, hasta que la conozcamos lo suficiente como para saber si realmente es digna de confianza o no.


Observar su comportamiento


1. Observa el movimiento de sus ojos. 


 Muchas personas creen que uno puede determinar fácilmente si alguien miente observando la dirección en la que se mueven sus ojos. Hacia arriba y hacia la derecha para los que dicen la verdad; hacia arriba y hacia la izquierda para los que mienten. 
 
  Sin embargo, ningún estudio hasta ahora ha encontrado evidencia concluyente que demuestre la eficacia de este método. Además, mantener un buen contacto visual tampoco significa que la persona te está diciendo la verdad, porque los mentirosos también pueden hacerlo.

  Tanto las personas que mienten como las confiables mirarán hacia otro lado si tienen que responder una pregunta difícil, porque necesitan concentrarse para pensar en una respuesta. 

 Sin embargo, las personas que mienten suelen mirar hacia otro lado solo brevemente, mientras que las que dicen la verdad casi siempre necesitan de más tiempo para preparar sus respuestas. 


2. Presta atención a su lenguaje corporal. 


 Una de las mejores maneras de saber si alguien te dice la verdad y, por lo tanto, si es confiable, es observando su lenguaje corporal y cómo se muestra a otras personas. 

 Sin embargo, tienes que tener cuidado al hacerlo; aunque algunos gestos de nerviosismo pueden indicar que una persona miente, también pueden indicar que simplemente se siente incómoda. 

3. Observa si cumple sus compromisos. 


 La mayoría de las personas confiables llegan temprano a su trabajo y a sus compromisos, para demostrar que no les gusta desperdiciar el tiempo de los demás. Si una persona frecuentemente llega tarde y sin avisar o simplemente no se presenta, este es un signo casi seguro de que no cumple sus compromisos y, por lo tanto, no es confiable. 
  

Analizar sus interacciones

  
  Presta atención a cómo responde a las preguntas difíciles. Para determinar si una persona es digna de confianza durante una entrevista, es recomendable hacerle preguntas difíciles y tomar nota de su respuesta.  

  Escucha lo que habla. 


 Muchos estudios han encontrado que algunas personas presentan ciertos tics verbales al mentir. Presta atención, no solo a lo que te dice la otra persona, sino a cómo lo dice.  

 Las personas que mienten no suelen referirse a sí mismas en una conversación. Tal vez quieren evitar responsabilizarse por sus actos, distanciarse de sus historias o simplemente no parecer involucrados.

 Las personas confiables no tienen problemas para establecer una comunicación recíproca. Si eres el que siempre debe andar persiguiendo a la otra persona para pedirle información o ayuda, entonces es muy probable que no estés tratando con alguien confiable. 



Obtener pruebas de su buen carácter


 En estos días, es bastante difícil para una persona deshonesta mantener sus mentiras, porque casi todo el mundo está conectado de una manera u otra a las redes sociales y se hace más fácil descubrir la verdad. 

 Además, muchos estudios han encontrado que los perfiles en las redes sociales reflejan mejor la personalidad real de una persona que lo que intentan mostrar en persona. 
 

Confía en tu intuición


  En este sentido, es muy importante confiar en nuestra intuición y mantenernos alerta en caso de que algo nos haga sentir que no podemos confiar en esa persona, a pesar de no encontrar ninguna razón lógica para ello.


  Nuestra intuición deriva del inconsciente, parte del cerebro que recaba mucha más información que la parte consciente y detecta el lenguaje no verbal y otros comportamientos que nos pueden ayudar a decidir en quién confiar.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.