Tribunal de la India prohíbe enjaular las aves y reconoce sus derechos "a ser libres y volar"

Tribunal Superior de Nueva Delhi: "La venta de aves es una violación de sus derechos"La Alta Corte de Delhi discute en estos días la posibilidad de sentenciar a un hombre por un crimen penal debido a enjaular a aves. Los jueces temen por el bienestar de los animales en cautiverio.




 Las aves tienen el derecho fundamental de "vivir con dignidad" y volar en el cielo sin estar metidas en jaulas o sometidas a la crueldad, ha anunciado el Tribunal Superior de Nueva Dehli, informa el portal The Indian Express.

  Se subraya que su venta es una auténtica violación de sus derechos. El año pasado, el Tribunal Supremo del país reconoció "los cinco derechos fundamentales de los animales y las aves"



  “Las aves tienen derechos fundamentales, incluyendo el derecho a vivir con dignidad, y ellas no pueden ser sujetas a crueldad por nadie... Ellas merecen simpatía”

  Así lo ha expresado, según lo recoge el diario  Hindustan Times, el juez Manmohan Singh, de la Alta Corte de Delhi. A su criterio, las aves, al igual que cualquier otro animal, deben ser tratadas con respeto.


  Las declaraciones se dan luego de que la organización ambientalista People for Animals (PFA) presentara ante la corte una demanda en contra de Md Mohazzim, a quien se lo acusa de capturar aves y enjaularlas en espacios donde apenas pueden mover sus alas.

  Para el juez Singh, una de las principales preocupaciones es que no solo se mantiene en cautiverio a estos animales sino que, además, se los podría estar exportando ilegalmente a otros países sin tomar en cuenta garantías mínimas. 

 Con ello, él se refiere a que en estos desplazamientos las aves no cuentan con agua, comida o cuidado médico apropiados, que requiere  cada ejemplar.


  Los miembros de PFA -quienes rescatan diariamente no menos de 100 especies de monos, perros, gatos, entre otros animales que viven en situaciones de extrema violencia- ponen a discusión el hecho de que las aves deben dejar de ser consideradas como mascotas y, más bien, brindarles todas las seguridades para su correcto desenvolvimiento en la naturaleza. 


 De este modo, el derecho de volar es, ante todo, el derecho de permanecer lejos de la mano del humano.


  Al respecto, en un informe sobre la situación de los animales en cautiverio la organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) explica que todas las aves enjauladas han sido capturadas en estado silvestre o bien criadas clandestinamente para su comercialización.

  Alertan que una vez que caen en las manos de los traficantes, estos cortan sus alas para que no puedan escapar. Y en el momento de transportarlas, muchos criadores ponen cinta adhesiva en sus picos para que no puedan emitir sonidos y así puedan evadir a las autoridades ambientales.  

  Actividades nocivas como estas resultan en la muerte de un 80% de las aves durante su transporte, según PETA. 


 Las que logran sobrevivir pero que no son comercializadas en las tiendas de mascotas antes de las 10 semanas sufren una “sentencia de muerte”: son llevadas a los criaderos y encerradas en pequeñas jaulas. 

 Allí se las obliga a reproducirse para mantener un flujo de producción de aves que resulte de provecho para sus dueños.

Pero, la cuestión del derecho de las aves va más allá de su capacidad de estar en su ambiente natural sin ataduras. La discusión radica en el hecho de que la captura de estos animales elimina su posibilidad de crear lazos  con otros de su especie.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.