Peligro inminente: una región de Siberia lucha contrarreloj por conservar el permafrost

El cambio climático llega a Siberia. El permafrost se derrite y la tierra cede por debajo de edificios y calles



  Los habitantes de Yakutsk, la mayor ciudad del mundo construida sobre permafrost, temen sobre todo el riesgo que conllevaría el derretimiento del hielo. La mayoría de los edificios soviéticos de varios pisos de la ciudad no fueron construidos para resistir al cambio climático.

  ¿Y qué es el permafrost?


  Son los suelos que están congelados todo el año y que cubren el 25% de la superficie terrestre del hemisferio norte, sobre todo en Rusia, Canadá y Alaska.


  Pueden ser pequeños fragmentos de hielo o masas gigantescas, y su espesor puede varias de algunos metros a cientos de ellos.

  Lo interesante del permafrost (y peligroso) es que se calcula que encierra alrededor de 1.7 billones de toneladas de carbono, es decir, casi el doble del CO2 presente en nuestra atmósfera. UF.

  La emergencia no es ninguna exageración: al derretirse los suelos fríos del permafrost existe la amenaza de que escapen virus primitivos y olvidados, además de miles de millones de toneladas de gases de efecto invernadero que están encerrados desde hace miles de años, lo que podría ser catastrófico para el cambio climático. Por eso tanto revuelo.
.

Según las estimaciones, Rusia se calienta unas 2,5 veces más rápido que el resto del mundo.


  Quizá el efecto más impresionante del calentamiento global es que ataca la base misma de la cuenca del Lena: el permafrost. 

  El permafrost ha sido siempre el gran problema de los siberianos, porque para realizar cualquier tipo de excavación, desde simples pozos hasta cimientos, es necesario atravesar varios pies de hielo.


  El calentamiento hace que el permafrost siga el mismo camino de la capa de hielo del Ártico, en vías de desaparición. A medida que el permafrost se derrite, la tierra cede por debajo de edificios y calles.
 
  Un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) dice que 300 edificios en Yakutsk, la capital regional, han sido dañados por ese derretimiento. 

 El PNUMA predice que más de 70 por ciento de los edificios de apartamentos construidos entre 1950 y 1990 estarán dañados para 2010. Y para 2030, esa proporción llegaría a 100 por ciento.


  El paisaje natural también se está transformando. El Dr. Robert Holmes, un investigador del Centro de Investigaciones Woods Hole, de Massachusetts, informó que en algunas zonas del Ártico, se están formando nuevos lagos y pantanos. 



 “A medida que se deshiela el permafrost, la superficie terrestre se va hundiendo, y eso causa una depresión que, al llenarse de agua, forma un lago”, explicó.


- Peligros derivados -


  El ministro de Medio Ambiente ruso admitió en su informe anual que la degradación del permafrost planteaba serios riesgos para la población y la naturaleza y que ponía en peligro infraestructuras como canalizaciones de agua, alcantarillas, oleoductos y estructuras de almacenamiento de residuos químicos, biológicos y radiactivos.

  El derretimiento del permafrost podría, además, acelerar la propagación de los agentes contaminantes, según ese informe.


  El asunto es crucial, y más teniendo en cuenta que Rusia quiere desarrollar la región ártica. Pero, pese a la presión efectuada por Sajá, Moscú todavía no ha dictado ninguna medida a nivel nacional. 

Sin duda se trata de una carrera contrarreloj que afecta primero a esas regiones, pero que nos afectará a todos, ¿será posible detenerla a tiempo?


Fuente: Cultura colectiva / SWI / OEI
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.