Los problemas de esperar que los demás actúen como lo harías tú

Una de las peores trampas en las que podemos caer es esperar que las personas actúen como lo haríamos nosotros.



 De hecho, ese es precisamente el origen de muchos de nuestros problemas, y a menudo también de nuestras mayores decepciones.

  Esperamos que las personas muestren nuestro mismo grado de sinceridad, compromiso o madurez psicológica, y nos sentimos mal cuando constatamos que no es así. 


La trampa mortal de las expectativas


  Todos tenemos expectativas, sobre todo en lo que se refiere a las relaciones interpersonales. Los padres y las madres esperan que sus hijos sean solícitos y respetuosos, las parejas esperan que su compañero sentimental les ame y les sea fiel y los amigos esperan que les apoyemos en cualquier situación. 

 A lo largo de los años hemos ido formando un entramado de expectativas que hemos depositado sobre los demás. Y por supuesto, también cargamos con las expectativas que los otros han puesto sobre nuestros hombros.

  De hecho, a veces estamos tan metidos dentro de la tela de araña de expectativas que hemos construido que creemos que lo que pensamos, sentimos o hacemos es la norma. 



 Creemos que todos deben actuar, a grandes rasgos, como lo hacemos nosotros, y si no lo hacen les juzgamos duramente, nos enfadamos o nos sentimos profundamente decepcionados.

  El principal problema de poner el listón tan alto o pensar que todos deberían actuar como lo haríamos nosotros es que terminamos frustrados cuando nos damos cuenta que la realidad no se corresponde con nuestras expectativas. Por tanto, alimentar desmedidamente las expectativas es el camino más directo y rápido hacia la infelicidad.

Alimentar expectativas es como apostar estando seguros de que ganaremos


  Las expectativas no son más que una suposición de cara al futuro, es como si estuviéramos apostando a que algo sucederá. Sin embargo, al igual que en las apuestas, existe la posibilidad de que lo que tanto ansiamos no ocurra. 

 El problema es que al amasar nuestras expectativas no calculamos esa posibilidad, por lo que nos sentimos defraudados cuando descubrimos que hemos hecho una apuesta perdedora. Sin embargo, no podemos culpar a los demás por decepcionarnos, en todo caso, debemos "culparnos" por esperar demasiado de ellos.


   Obviamente, no podemos deshacernos por completo de nuestras expectativas. Ese tampoco es el objetivo. 

 De hecho, existen ciertas expectativas que son “comprensibles”, como esperar que nuestros hijos nos respeten o nuestra pareja esté comprometida con la relación. Estas expectativas son, de cierta forma, pilares sobre los que se sustentan las relaciones sanas y positivas.

  No obstante, hay ocasiones en las que las expectativas son irreales, demasiado altas o prácticamente sin ninguna base. En ese caso, hay que aprender a minimizarlas ya que cuanto menos esperemos, más podremos encontrar y recibir.

  Esta idea sienta sus bases en la filosofía budista, la cual hace referencia a la “mente expectante” para indicar el sufrimiento que se autoinfligen las personas cuando llenan su mente de ideas preconcebidas y expectativas irreales. 


  A primera vista esta idea puede parecer pesimista, algunos pueden pensar que se trata de no esperar nada de la vida ni de las personas que nos rodean, pero en realidad implica asumir una actitud diametralmente opuesta. 

 Cuando reducimos nuestras expectativas pero nos mantenemos abiertos al mundo, sin anticiparnos a lo que sucederá de manera expectante y hasta angustiosa, aprendemos a disfrutar más del aquí y ahora.

  Minimizar nuestras expectativas es, en el fondo, darle una oportunidad al mundo y a las personas para sorprendernos. Implica asumir una actitud menos demandante y más abierta. A la larga, también nos permitirá ser más felices ya que nos evitará continuas decepciones y frustraciones.


¿Qué debes hacer para dejar de esperar? ¡Tomar acción!


  Si hay un punto clave para que podamos dar la bienvenida a nuestra experiencia de vida, deberíamos no tener expectativas.

  Este es un ejercicio que puede parecer difícil a primera vista, porque ¿cómo no podemos esperar la llegada de algo que realmente deseamos o hemos estado perdiendo durante tanto tiempo?

  Sin embargo, mientras esperemos, es como si hubiéramos cerrado la puerta al repartidor y le dijéramos que no queremos el paquete, porque cuando estamos esperando, estamos totalmente concentrados. 

  En el hecho de que aquí y ahora, no vivimos lo que queremos vivir, y como alimentamos nuestra atención con la ausencia de lo que deseamos, nos atraemos aún más de esta ausencia.


1. Asume que nadie es perfecto, tampoco tú lo eres.


   No tienes por qué asumir el rol de juez, nadie es perfecto ni tiene la verdad en la mano. 

 Asume que todos somos personas, intentando hacer las cosas como mejor podemos, y que los errores forman parte del aprendizaje, aunque a veces sean dolorosos. No juzgues a los demás usando tu propia vara, sobre todo si no has caminado con sus zapatos.

2. Respeta la individualidad. 


 Disminuir las expectativas sobre los demás también implica respetar su identidad, dejarles cierta libertad para que actúen según sus valores y deseos. 

 Las personas no tienen por qué comportarse como tú, ni seguir tus normas. Lo que es válido para ti, no tiene que ser válido para los demás. 


3. Acepta que no siempre debes recibir algo a cambio.


  En muchas ocasiones vamos por la vida como si fuéramos acreedores, pensamos que porque hayamos hecho algunos favores, los demás están en deuda con nosotros.  

4. Asume que tu felicidad depende de ti.


   En ocasiones, poner las expectativas en los demás significa responsabilizarles por nuestra felicidad. Condicionamos nuestra felicidad a sus comportamientos, de manera que nos volvemos dependientes de sus reacciones.  



5. Céntrate en la lección. 


 Si en algún momento te has sentido mal porque tus expectativas no se han cumplido, aprovecha esa señal de alarma para hacer un examen de conciencia. 

 ¿Se trataba de expectativas irreales? ¿Qué puedes aprender de esa situación? Aprovecha ese “revés” para desarrollar la resiliencia y adoptar una actitud menos expectante.

En todo caso, haz tuya esta frase de Denis Waitley: “Espera lo mejor, planea para lo peor y prepárate para sorprenderte”.




El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.