Italia opta por utilizar fuegos artificiales silenciosos para no molestar a los animales durante las fiestas

Esta ley se esfuerza por reducir el estrés de los fuegos artificiales en las mascotas y la vida silvestre.




  Por decreto, en Parma, Italia, queda prohibido el uso de cualquier tipo de pirotecnia que emita ruidos y explosiones. Quedan permitidas solamente las que cumplan especificaciones técnicas de silenciosas con el objetivo de no molestar a los animales durante los festejos de Navidad y Fin de Año.

  Los fuegos artificiales son fabulosos, pero uno de sus inconvenientes es que el ruido que generan puede asustar a las mascotas y la vida silvestre y estresarlos. Una ciudad italiana, Collecchio, en la provincia de Parma, ha ideado una solución a este problema, ya que ha introducido una legislación que insiste en los fuegos artificiales silenciosos en sus exhibiciones.


  Los dueños de mascotas generalmente se mantienen alejados de los fuegos artificiales, ya que los perros son especialmente propensos a la fobia al ruido.

  La nueva ley en Collechio se esfuerza por reducir el estrés de los fuegos artificiales en las mascotas y la vida silvestre local, y también significa que los propietarios locales pueden unirse a las celebraciones en lugar de quedarse en casa para consolar a las mascotas asustadas. 

  La compañía italiana de fuegos artificiales, Setti Fireworks, se especializa en la fabricación de fuegos artificiales silenciosos personalizados, y si bien pueden carecer de los sonidos explosivos que tradicionalmente esperamos de los fuegos artificiales, conservan todos los impresionantes colores y las impresionantes pantallas visuales que iluminan el cielo.


  Hay animales cuya capacidad auditiva es más sensible que la del ser humano, por lo tanto, el daño que pueden causar los fuegos artificiales en ellos, puede ir desde el estrés, taquicardia, aturdimiento, problemas cardíacos y miedo.

 La cantidad de decibeles generados por los fuegos artificiales pueden sobrepasar los que podría soportar un perro, por ejemplo.

  Perros, gatos y aves, pueden reaccionar de diferentes maneras ante el estruendo y ponen en riesgo sus vidas, al no saber de dónde provienen. Especialistas recomiendas a los dueños colocarle tapones de cera para protegerlos.


  También los gatos y los animales en general, suelen padecer el problema que es genera además de “estrés acústica” toda una serie de afectaciones en lo inmediato, algunas de las cuales pueden hasta conducirlos a la muerte.

Es importante recordar que cada año decenas de animales desaparecen de sus hogares asustados por los estallidos, algunos se pierden y otros son atropellados en las calles.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.