El uso de tablet y celulares retrasan el habla en tus hijos

Una investigación alerta sobre el uso de tablets y celulares. Los niños que están expuestos ante las pantallas desarrollan el habla con retraso.



  Hoy en día, los smartphones y tablets podrían considerarse verdaderos "niñeros de la era digital"

 A menudo, los padres y tutores de los niños deciden entretenerlos con este tipo de dispositivos, creyendo que le hacen un bien, para estimular su inteligencia. Sin embargo, un estudio reveló que afecta el desarrollo de los pequeños.

  De acuerdo con investigadores de la Universidad de Toronto, los niños que empiezan a utilizar estos aparatos tecnológicos antes de comenzar a hablar tienen un mayor riesgo de presentar retraso en el habla (uso de sonidos y palabras).


  Los investigadores crearon la herramienta llamada “Lista de Verificación Infantil” para medir el desarrollo del habla en niños con edades entre seis y dos años, a partir del cumplimiento de distintas metas que los niños deberían alcanzar durante el primer tiempo de vida. 

 Los resultados se contrastaron con el tiempo de exposición frente a dispositivos móviles

  En el estudio se muestra que mientras más tiempo de pantalla en la computadora, tablet o celular tenga el niño, mayor es el retraso del lenguaje. Por ejemplo, los niños que usan estos aparatos durante 30 minutos, tienen un riesgo de 49%.


  ¿A qué se refieren con retraso del habla? Básicamente, los pequeños tienen dificultad para transformar sonidos en palabras, aun cuando no presentan alteraciones en el lenguaje corporal o su interacción social.
 
  Por tal motivo existen recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría para que los padres limiten o eliminen por completo el uso de tabletas y celulares en niños menores de 18 meses.

  Lo ideal es realizar actividades con los pequeños como leer cuentos, cantar canciones, así como interactuar y conversar con ellos. Esta sencilla técnica fomenta el uso de lenguaje y la adquisición de vocabularios en los niños.


¿Qué hacer?


  Especialistas en pediatría recomiendan a los padres "volver a las raíces" y equilibrar el uso de los dispositivos con actividades de otro tipo que enriquezcan el desarrollo del habla, como simplemente mantener una conversación -aunque sea unidireccional- y leerles libros de cuentos.

El estudio no logró diferencias si el tipo de contenidos a los que los niños eran expuestos afectaba en mayor o en menor medida el desarrollo del lenguaje, ni tampoco analizó la influencia de tener a los padres presentes o no.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.