El consejo de un famoso escritor al momento de elegir con quién casarte

En una de sus conferencias, el empresario Miguel Ángel Cornejo, uno de los conferencistas más destacados del mundo y de raíces mexicanas hizo una observación sobre cómo elegir con quién casarte llegado el momento. 



  Un día su hija se le acercó y le hizo una pregunta muy curiosa:

  Papá, ¿Cuándo se casa uno y con quién se casa uno?

Y el empresario, fiel a su estilo, respondió:

Mira, la vida nos da 3 tipos de alternativa.


#1. 


 Te casas con el tipo que en lugar de cerebro tiene una hamburguesa: Es el típico personaje que enciende el televisor y apaga el cerebro, sin ambición. 

 Está más al tanto del fútbol que de su propia vida.



#2.


  Un vividor, parrandero: Por lo general, aquellas personas que viven para el fin de semana, gastan a mano llena y se aprovechan de su pareja.


#3. 


  Aquella persona que tiene amante: La palabra amante viene del latín amantis que significa, los que aman, el que ama. 

 Cuando los seres humanos encontramos un gran amor en la vida que es, la misión, por ejemplo: Te casas con un hombre que es cirujano, el amante tiene una característica, llama a la hora que se le pegue la gana, ya sean las 3 de la mañana, pero como el hombre está comprometido con su misión personal. Acude al llamado.

  En esta reflexión, Don Miguel Ángel hace referencia al amante como aquella persona que tiene un propósito, una misión, un porqué vivir.


 Que elijas a alguien fuertemente motivado por algo, alguien que se apasione y ame lo que haga o decida hacer, una persona que se comprometa. Esa persona es la indicada.

  Tienen que casarse con personas que tengan amantes, porque tienen que ser amantes en perseguir sus sueños, amantes a tener una actividad o trabajo seguro, amantes en saber lo que quieren sin titubear ya que es muy importante para mantener estables al hogar que formará con su amada y futura esposa. 


 Es por eso que una mujer debe buscar a un hombre que tenga amantes


Fuente: Latin / República
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.