Dime dónde te pones los anillos y te diré cómo eres

Vamos a hacer un juego, dime dónde te pones los anillos y te diré cómo eres. Puede parecerte algo sin sentido o una bobada, directamente. Pero como todo en esta vida, hasta el lugar dónde nos colocamos el anillo, tiene un significado. Aunque ni te lo imagines.



  Este test te mostrará cómo la elección de tus dedos para usar los anillos describe cómo eres.
  
  A muchos les gusta llevar adornos y accesorios como collares, pulseras, anillos y pendientes. Todos éstos sirven para dirigir la atención y muestran inconscientemente alguna cualidad de nuestro aspecto.

  Sin embargo, ¿sabías que la elección del dedo donde usamos los anillos manifiesta algunas de nuestras cualidades personales? ¿Te gustan los anillos? ¿Siempre llevas uno del que no te separas? Puede que sea la alianza de boda, el anillo de compromiso o alguno con un significado especial para ti.


Algunos de ellos tienen “un sitio establecido”, por decirlo de alguna manera.


  Existen diferentes maneras de llevarlos. En el anular, en el índice, meñique, corazón o el pulgar, ¿dónde los llevas tú?

1.- Anillos en el dedo meñique


  Puede que sea uno de los dedos donde menos anillos nos ponemos. Sobre todo por la dificulta de encontrar un tamaño adecuado. Aunque muchas veces los llevamos ahí porque no nos valen en otro dedo.

  Pero además de esto, si te gusta llevar los anillos en el dedo meñique tiene que ver con tu forma de ser. Suelen ser mujeres comunicativas, sensibles, pero con capacidad de liderazgo. Ya lo sabes, consigues todo lo que te propones, ¿verdad?


2.- Anillos en el dedo anular


  Existe una famosa creencia que afirma la existencia de una vena que une el dedo anular con el corazón y por eso ahí se coloca el anillo de matrimonio.

   Pero más allá de la creencia, es verdad que el dedo anular está relacionado fuertemente con el lado emocional de las personas. Si alguien lleva su anillo de boda constantemente, el matrimonio es muy importante para ella. 


  Si un hombre lleva un anillo no matrimonial en el dedo anular, quiere subrayar su lado sensible, sin importar lo fuerte o rudo que pueda parecer por el exterior. 

 Las mujeres a veces se ponen por encima del anillo de bodas algún otro, por lo general, con alguna piedrita semipreciosa. Esto intensifica aún más la gran importancia que tiene el matrimonio para ella.

  En el caso de un anillo con piedra grande, transmites al mundo que eres una persona extravagante. Finalmente, si llevas el anillo en la mano izquierda, hablas sin palabras de tu deseo por cambiar tu estatus sentimental.


3.- Anillos en el dedo corazón


  Seguro que más de una vez y de dos te has puesto anillos en el dedo central de la mano, ¿verdad? En este caso, también debemos distinguir entre manos. Pero diferenciando nuestra mano más débil (la izquierda si somos diestras o viceversa) de la más fuerte.

  Si llevas anillos en el dedo corazón de tu mano débil, quiere decir que tu forma de ser suele ser propicia a pedir indicaciones a los demás. Es decir, te gusta escuchar la opinión de los demás para saber lo que está bien y lo que no.


4.- Anillos en el dedo índice


  El siguiente dedo de la mano es el índice y llevar un anillo aquí es muy interesante. Especialmente un anillo grande.

 Colocar un anillo de forma intuitiva dice algo importante de tu personalidad y subconsciente. Significa que tienes mucha fuerza de voluntad y energía para vivir (o por lo menos un deseo de que así sea). 

  No te gusta que se te ignore y harás todo lo posible para demostrar que tienes derecho a dar instrucciones. Tienes la fuerza que requiere estar al mando. 


5.- Anillos en el dedo pulgar


  Llevar anillos en el dedo  gordo también es algo que se ha puesto de moda en los últimos años. Y al igual que con los últimos dedos, dependerá si los llevamos en nuestra mano más hábil o en la débil.

  Si te colocas los anillos en el dedo pulgar de la mano más fuerte, significa que eres una persona autoritaria y para ti no es un problema imponerte. 

 Si al contrario, lo llevas en la mano más débil, también significa lo contrario. Dejas que otras personas te den órdenes, posicionándose por encima de ti.



Fuente: Naxio / Bioguía
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.