¿La tos no te deja dormir? Este infalible remedio de 4 pasos te ayudará a deshacerte de ella

Cuando se trata de la secuela de un catarro, algunos de estos remedios caseros pueden ayudarte a calmarla



  Estamos en una época del año en la cual los refriados están a la orden del día, es por eso que debemos tomar las medidas necesarias para no enfermarnos y cuidar de los nuestros. 

  Sufrir de resfriado o tos siempre se convierte en un gran problema, en ocasiones no sólo para uno mismo sino también para las personas que están a nuestro alrededor.

  Pero no te preocupes más pues en esta ocasión te hemos traído un remedio infalible que te ayudará a recuperarte en minutos.

  Si además de que tienes un trancazo de los fuertes la tos se niega a abandonarte, es más que posible que te sea imposible dormir de un tirón. 


  Te espera por delante un duro día de estornudos, escalofríos y moqueo constante, pero lo peor está por venir. Cuando llegues a casa y lo único que quieras es meterte en la cama para descansar y recuperarte, la tos se convertirá en tu peor enemigo: con sus espasmos pulmonares el descanso será imposible, así que más vale harmarse de paciencia.

  La tos no sólo es un problema para quien la padece sino también para las personas que están al alrededor. Además de que nos desconcentra y cansa, tolerarla durante el día puede ser pasable pero no el hacerlo por la noche después de un ajetreado día ¿cierto?


  Lo más común es que las personas tomen algún jarabe, pero estos solamente suprimen la transmisión de señales que emite el cerebro. También los jarabes contienen codeína y dextrometorfano, estos ingredientes ayudan a dormir y causan efectos secundarios como la somnolencia, dolor de cabeza y una rápida actividad cardíaca.

  Es por eso que en esta ocasión te traemos una solución muy efectiva para combatir este problema, se trata de un parche casero de miel y jengibre. Ideal tanto para niños como para adultos.


Ingredientes


- Miel , Infusión de jengibre (unas 5 láminas pequeñas), Aceite de oliva / coco, Una servilleta, Gasa, Harina, Cinta adhesiva

Modo de preparación

  
  Lo primero que debes hacer es mezclar una pequeña cantidad de miel con harina sin que la toques con tus manos, misma que será para el parche.

  A la mezcla agrégale un poco de aceite e infusión de jengibre, después vuelve a cubrir la mezcla con un poco de harina. Coloca la mezcla en una servilleta y envuélvela en una gasa. Pon el parche sobre la espalda o el pecho y asegúralo con cinta adhesiva. Déjalo reposar e intenta dormir.


  Si lo colocas en los niños debes dejarlo de 2 a 3 horas antes de dormir. Si eres adulto puedes dejar el parche toda la noche. Debes saber que el parche provoca sudoración.

  Este tratamiento no provoca efectos secundarios, pero si debes estar al pendiente cuando lo colocas en los niños, ya que dejarlo mucho tiempo sobre su suave piel podría causarle efectos. 

 El jengibre por su parte es ideal para aliviar la congestión del pecho y aliviar dolores de garganta.

 
Otras alternativas


1. Duerme inclinado


  El moco que tenemos acumulado en la nariz, pecho y garganta es el culpable de que se nos irrite la garganta cuando nos metemos en la cama. La postura ayuda mucho, y si has pasado alguna noche en vela tosiendo seguramente ya sepas que cuanto más inclinado estés, mejor. 

 Tampoco hace falta que duermas sentado, coloca algunas almohadas extra debajo de la cabeza para elevarte y deja que la gravedad trabaje por si misma dejando que la mucosidad vaya cayendo.



2. Date una ducha o baño caliente


  No sólo te ayudará a relajarte después de un largo día de mocos y estornudos, además, el vapor de la ducha será de lo más útil para aflojar la mucosidad y aliviar la congestión de la nariz y el pecho. 

 Inhala el vapor lentamente durante unos minutos y después trata de toser o sonarte la nariz para deshacerte de los excesos de mucosidad.


3. Haz gárgaras


  Una medida preventiva barata y sencilla para aliviar la irritación y zanjar la tos antes de que se presente.

  Si añadimos al agua caliente un poco de limón o miel tendremos el remedio ideal para suavizar y humedecer la garganta y poder tragar y respirar con facilidad durante la noche.


4. Vapor


  El vapor es uno de los mejores remedios ya sea para una tos, un resfriado o para la congestión. 

 El uso de esta vieja práctica ayuda liberar mucosidad y flemas casi inmediatamente. También es posible añadir aceites que facilitan esta tarea y estimulen el efecto positivo.

  Para beneficiarte de esto puedes coger una palangana con agua hervida. Después debes colocarte a una distancia prudencial, en la que no sientas el calor en exceso y puedas respirar el vapor.

  Después coloca una toalla sobre tu cabeza de manera que no se escape el vapor. Inhala y exhala mientras notas los beneficios. Haz esto durante 5-10 minutos, 2 veces al día. También puedes tomar un baño caliente con las ventanas cerradas y aprovechar el vapor mientras te relajas.


5. Jarabe de jengibre y menta


  El jarabe de jengibre es una medicamento casero que se ha empleado durante mucho tiempo para tratar la tos. 

 Es un expectorante natural, que además detiene la irritabilidad y el dolor en la parte superior de la garganta. Es ideal para la tos seca. Para aumentar su efecto es posible añadir menta para aliviar definitivamente ese cosquilleo irritante.

  La receta de este jarabe es sencilla de elaborar. Solo es necesario utilizar 3 cucharadas de jengibre picado, 1 cucharada de menta seca, 4 tazas de agua y 1 taza de miel. Primero, hay que picar el jengibre y añadirlo junto con la menta a 4 tazas de agua. Esta mezcla se lleva a ebullición y se deja cocinar a fuego lento durante 15 minutos.

  El siguiente paso es dejar que se enfríe levemente. Después se añade la miel y se remueve hasta que se haya disuelto la mezcla. Toma una cucharada cada pocas horas. Es posible guardar el jarabe en la dejarlo nevera hasta 3 semanas.


Cambiar esta posición y dormir con la cabeza más alta ayuda a evitar que esto ocurra, por lo que hay más probabilidades de una mejora y de decirle adiós a la tos.


Ahora que ya lo sabes no dudes en llevar a cabo este remedio y contarnos tu experiencia con él. Recuerda que no intentamos sustituir un diagnóstico médico así que lo principal es acudir con un médico.



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.