Cuando gente equivocada sale de tu vida, cosas buenas llegan a ti

El destino pone a muchas personas en tu vida pero solo las mejores permanecen. Aquellos con quienes nuestros vínculos son más sinceros y fuertes se establecen en nuestra vida para quedarse amarrados a nuestro corazón.



  Decimos “corazón” como una manera de simbolizar nuestro mundo emocional y social, del cual bebemos los sorbos de energía que nos vinculan a la vida, al ser en el mundo y en la sociedad a la que pertenecemos.

Una lección de oro para los empresarios.


  Hace tiempo, en una conocida región colombiana, un tipo de aproximadamente cuarenta años declaraba que “sus amigos le invitan a tomar.” (Entiéndase licor).

  Las relaciones de término medio son aquellas relaciones que te invitan al conformismo. Quieren que seas como ellos. Que no cojas libros, que no te arriesgues; ellos te dicen que eres un “mala suerte” y no paran hasta hacerte dudar de tus propias capacidades.


  Usted debe entender que el juego del dinero lo ganan única y exclusivamente los equipos de águilas, nunca los equipos de gente ordinaria.

  Señores, esto es determinante. Estuve leyendo acerca del proceso de rehabilitación al que se someten los alcohólicos. Son tres pasos: primero, se les pide aceptar que tienen un problema. Segundo, se les pide desintoxicar el cuerpo. Tercero, se les exige cambiar su círculo de influencia.

  Ese pedido no es poca cosa. Dejar al perdedor, y a veces estar dispuestos a volar solos, requiere de carácter. Recuerde que las personas que de verdad le quieren ver triunfar son los que, si no están de acuerdo con sus decisiones, las respetan y las apoyan.


  Los amigos verdaderos son los que te potencian. Por eso, si usted quiere éxito, debe examinar sus relaciones e identificar a los perdedores. Renunciar a ellos, renunciar a frecuentarlos, renunciar a escucharlos. 

  Recuerde el consejo que dice: “cuando gente equivocada sale de tu vida, cosas buenas llegan a ti.” La naturaleza es sabia y por eso ubica cada cosa en su ambiente natural. Así, el ambiente de un pez es el agua. Hay plantas que no crecen en la costa, porque solo pueden desarrollarse en la sierra. 


 Señores, el éxito precisa un ambiente de éxito. Jim Rohn decía que “usted no es un árbol. Si algo no le gusta, usted puede moverse.”

  Si sus amigos no comparten su nueva mentalidad, haga amigos que si la compartan y que le impulsen a ir por más. Si su familia es negativa, evítelos. No deje que ellos lo limiten. Haga oídos sordos a sus comentarios muchas veces inoportunos.

  No gastemos nuestro tiempo con personas equivocadas que no nos permiten ser felices; no luchemos por quienes nos ignoran constantemente, valoremos a las personas que nos acompañan en los buenos y malos momentos. 

 Seamos conscientes, las personas vienen y van y eso depende en gran parte de lo que elijamos.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.