Cómo cultivar tomates cherry en macetas durante todo el año

Los tomates son de los cultivos más populares, no solo por su facilidad de cultivo, sino porque además conjugan a la perfección beneficios asociados a su consumo y sabor. ¡Están buenísimos!



  Una auténtica explosión de sabor ocurre al comer un tomate cherry. Pequeños pero poderosos, su concentración de sabor y frescura los ha vuelto muy populares, destronando al rey de las ensaladas en su versión más clásica.

  Como dijo Ron Finley, “cultivar tus propios alimentos es como imprimir tu propio dinero” — y será mucho más saludable para tu cuerpo y para el medio ambiente, ya que no se utilizan venenos para cultivar tus alimentos en el hogar. 



Hay varias formas de empezar a cultivar tomates cherry en macetas:


- Plantando semillas compradas o de algunos tomates cherry que nos hayamos comido. Si se elige esta última opción hay que lavarlas bien con agua justo después de retirarlas de los tomates y plantarlas cuanto antes.

- Comprando una plántula (las semillas ya germinadas) en un vivero y trasplantándola en casa a una maceta.

- Plantando algunos esquejes (en las plantas de tomates también se llaman chupones) de otra planta, por ejemplo podemos aprovechar para hacernos con algunos cuando algún amigo que ya cultive pode alguna de sus plantas.


Cómo cultivar tomates cherry en macetas


  Les vamos a contar cómo cultivar tomates cherry en macetas partiendo de las semillas, ya que en los demás casos solo hay que seguir el mismo proceso saltándose los pasos previos y así de paso que se note que mi padre ha plantado muchos tomates y me he aprendido bien sus lecciones.


¿Qué necesitamos para cultivar tomates cherry en macetas de casa?


Para germinar las semillas y tener las plántulas:


- Semillas de tomates cherry
- Semilleros (*)
- Tierra para macetas
- Plástico o papel film


  Para trasplantar las plántulas de tomates cherry a la maceta:


- Macetas de unos 10 cm de diámetro
- Tierra para macetas
- Palos
- Hilo
(*) La opción más práctica y más a mano es reutilizar vasitos de yogur bien lavados.

Los pasos a seguir para cultivar tomates cherry en macetas


  1. Para germinar las semillas, tenemos que llenar nuestros semilleros con tierra para macetas -al comprarla nos aseguraremos que de que tiene pH neutro próximo a 7- y colocar las semillas aproximadamente medio centímetro de la superficie y dejando unos 15 mm de separación entre unas y otras.

  También podemos hacer un semillero más grande, por ejemplo utilizando un cartón de leche vacío.
  


  2. Una vez enterradas las semillas, humedemos la tierra usando un pulverizador de agua porque si echamos el agua a chorro, se removerá la tierra y pueden quedar las semillas al aire.

  3. Los tapamos con papel film o un plástico similar para conservar la humedad y ahora toca esperar vigilando el semillero a diario, hay que mantener la humedad pero procurar que no se encharque por eso es mejor siempre regar pulverizando el agua.

  4. Cuando veamos que empiezan a brotar hojas de la tierra, entonces ya se puede dejar de poner el plástico y colocar el semillero cerca de la ventana o, si hace buen tiempo y no llueve, en el balcón o en la terraza para que crezca la plántula.


  5. Cuando la plántula tenga una altura de unos 10 o 12 centímetros ya hay que transplantarla. Podemos usar macetas de unos 10 cm y usar una para cada planta o macetas más grandes con varias plantas. Eso sí, deben tener agujeros de drenaje.

  6. Para transplantarlas lo único que hay que hacer es llenar con tierra las macetas y colocar las plántulas al mismo nivel que estaban en el semillero.

 7. Para que las plantas crezcan fuertes, las tomateras cherry, al igual que las tomateras de tomates grandes, hay que entutorarlas -se dice así- y eso no es más que clavar un palo junto al tronco principal y atarlo a este con un hilo para que sirva de guía y la planta crezca hacia arriba. Con los tomates cherry como palo nos puede servir un lápiz o unos palillos chinos.

 8. Y ahora ya solo queda cuidar de las plantitas controlando siempre que reciban luz durante unas 6 o 7 horas al día pero sin que se achicharren al sol y controlando que la tierra esté húmeda.


  Un aspecto importante a la hora de cultivar tomates cherry en macetas es que hay que podarlos exactamente igual que se podan las tomateras convencionales, para ello:

  Hay que retirar las hojas secas del tallo y el exceso de hojas que se acumulan en la base usando unas tijeras limpias.

  Hay que retirar los esquejes o chupones laterales que son las ramitas cortas con algunas hojas que salen del tronco justo encima de las ramas que dan los tomates. Estos esquejes se pueden plantar sobre la tierra y en pocos días echarán raíces y crecerán como una planta nueva. 

Y pasadas algunas semanas, ya podremos disfrutar de nuestros tomates cherry para hacernos ensaladas fresquísimas 


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.