Alarmada por el retraso educativo, Francia vuelve a viejos métodos

Las autoridades de la educación en Francia han resuelto cambiar los programas escolares ante el evidente “retroceso educativo” que reconocen está marcando a las nuevas generaciones.



  La instrucción pública francesa –que fue en alguna época reconocida entre las mejores del mundo- ha tenido una pronunciada caída y eso preocupa mucho a las autoridades de ese país.

  El dictado era una tradición en Francia, casi un hobby nacional, al punto que uno de los programas televisivos de mayor audiencia en los años 80-90 consistía en competencias ortográficas a través de dictados.
  


  Pero todo eso fue progresivamente dejado de lado en los últimos 30 años, en nombre de teorías pedagógicas que consideran que la corrección ortográfica es un vejamen a la persona, un freno a la creatividad o incluso un atentado contra la libre expresión. 

 Que el silabeo, la memorización y la lectura en voz alta eran antiguallas que debían ser dejadas de lado, no sólo por tediosas y desmovilizadoras, sino también en nombre del dogma que sostiene que el alumno tiene mucho más que enseñarle al maestro que a la inversa.


Marcha atrás radical, ante la constatación de los resultados catastróficos de las nuevas pedagogías


  La iniciativa la tomó la joven ministra socialista de Educación, Najat Vallaud-Belkacem, quien había presentado una reforma de los programas escolares de primaria y colegio debido a los retrasos educativos que fue sufriendo el país en los últimos 30 años
 "Permitirá garantizar una base sólida para todos los estudiantes y esto pasa necesariamente a través de un aprendizaje diario, que incluye un dictado; hoy lo esencial es el dominio de la lengua", había anunciado la ministra.


  Tras el anuncio, sindicatos docentes reaccionaron preguntándose si realmente con esto Francia podía volver a recuperar el prestigio educativo que lo caracterizaba

  Un dictado diario, calificaciones de los trabajos en aula y a domicilio, y pruebas de evaluación periódicas, volvieron a clase, para “permitir garantizar una base sólida para todos los estudiantes y esto pasa necesariamente a través de un aprendizaje diario, que incluye un dictado, en tanto hoy lo esencial es el dominio de la lengua” según explicó la ministra.

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.