Quien se dedica a crecer, no tiene tiempo para criticar

No hay nada más agotador que escuchar a una persona criticar y malmeter contra todo lo que se mueve. Además, vivir rodeados de este peculiar negativismo nos acaba haciendo sentir fatal, pues las palabras y las actitudes de un criticón son como virus que se adentran en nuestra mente y la devastan.



  El entrenador  de un exitoso equipo deportivo explicó en una ocasión que en vez de criticar y centrarse en lo que hicieron mal sus jugadores, explica qué es lo que le gustaría que hicieran de manera diferente. Cuando le preguntaron el motivo de esa perspectiva poco común entre los entrenadores, simplemente dijo:

- No tenemos tiempo para criticar. Les decimos exactamente lo que queremos y lo más rápido que podemos, en lugar de malgastar el tiempo con críticas.


  Por desgracia, no siempre somos conscientes de que las críticas tienen un impacto mayor que un elogio, sus efectos no solo se prolongan a lo largo del tiempo sino que las emociones que desata son más intensas. 


  Un estudio realizado en la Universidad de Florida confirmó que las emociones negativas que genera la crítica normalmente conllevan un mayor procesamiento a nivel cognitivo. 

 Es decir, nos quedamos rumiando la crítica, esa es una de las razones por las cuales nos hace tanto daño. El problema es que nuestro cerebro está programado para prestarle más atención a los estímulos negativos ya que son los que representan un mayor riesgo para nosotros.

  Sin embargo, las críticas no solo son destructivas para quien las recibe, también pueden llegar a ser dañinas para quien critica, sobre todo si lo hace a menudo.


El agujero negro por el que se escapa nuestra energía


  Las críticas pueden llegar a convertirse en un agujero negro por el que se escapa nuestro tiempo y energía. 

 Para criticar debemos centrarnos en el otro, ver qué hace y qué no hace, qué actitudes asume y qué palabras ha dicho o no ha proferido. Eso implica mucho tiempo y esfuerzo, una energía que estaría mejor empleada si la destináramos a mejorarnos.


  No hay dudas de que en ocasiones, las actitudes, palabras y comportamientos de los demás pueden llegar a molestarnos pero lo cierto es que las críticas destructivas no lo cambiarán. 

 Una crítica destructiva genera frustración y resentimiento, por lo que no es la mejor arma para cambiar algo. Por eso, Mahatma Gandhi decía: “Sé el cambio que quieras ver en el mundo”.


  En el fondo, criticar constantemente significa que estamos demasiado aburridos con nuestra vida, por lo que nos dedicamos a husmear en la vida de los demás.

  Criticar significa dedicarse a ver la paja en el ojo ajeno, sin tener en cuenta la viga en el ojo propio. Razón por la cual el escritor Rochefoucauld afirmaba: “Los espíritus mediocres condenan generalmente todo aquello que no está a su alcance”.

  

La autocrítica desmesurada nos impide avanzar


  La autocrítica desmesurada también es dañina y del todo contraproducente. Psicólogos de las universidades de Massachusetts y McGill descubrieron en una serie de experimentos un patrón consistente: mientras más nos criticamos, menos avanzamos en la consecución de nuestros logros. 

 En práctica, la crítica constante nos mantiene estancados, impidéndonos alcanzar nuestras metas. 

  No es un resultado sorprendente pues, si lo pensamos bien, tener dentro de nuestra cabeza una voz que nos critica constantemente, no es motivante sino profundamente descorazonador.


  Al contrario, estos investigadores apreciaron que las personas que tenían más éxito en alcanzar sus metas, eran aquellas que mantenían bajo control la autocrítica.

  Eso no significa que debamos obviar nuestros errores, significa que la crítica constante y despiadada hacia nosotros mismos, la insatisfacción permanente con nuestros resultados sin una palabra de aliento, no es una actitud positiva.

  Criticarte constantemente es la mejor manera para dinamitar tus sueños y ponerle zancadillas a tus metas.

  Utiliza la crítica con mucha mesura, asegurándote de que pueda aportar valor. Es un cambio de perspectiva que vale la pena para todos, para quienes te rodean y para ti mismo.


La gente feliz no habla mal de los demás


  ¿Cuánto tiempo inviertes al día en escuchar criticar a los demás? ¿Mucho? ¿Poco? Pues es hora de dar un paso a un lado y apartarte de ciertas situaciones o personas. Están haciendo peligrar tu bienestar y tu equilibrio emocional.

Lo que otras personas piensen de ti es su realidad, no la tuya


 Hay personas que dan su opinión sobre nosotros, sobre nuestra vida, sobre nuestras decisiones o sobre cualquier cuestión de su entorno. 


 Lo hacen aunque nadie se la haya pedido. Suelen ser opiniones malintencionadas o carentes de todo criterio cuyo único objetivo es hacer daño, menospreciar y disfrutar del pesar ajeno.

  Generalmente, las personas que critican tienen baja autoestima y no se aceptan a sí mismas, por lo que difícilmente puede aceptar a los demás. 

 Estas personas ponen etiquetas que reflejan la realidad de cómo se sienten ellas mismas, proyectando así sus dificultades emocionales.


Powers, T. A. et. Al. (2011) The Effects of Self-Criticism and Self-Oriented Perfectionism on Goal Pursuit. Pers Soc Psychol Bull; 37(7): 964-975.
Baumeister, R. F. et. Al. (2001) Bad is stronger than good. Review of General Psychology; 5(4): 323-370.
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.