Pelear con tu pareja engorda (y mucho)

Las disputas matrimoniales unidas a un historial de depresión se relacionan con una alteración en el metabolismo de las grasas



  Si por más que te aplicas de lleno con tu rutina en el gimnasio y sigues una dieta rigurosa, no consigues ver un cambio positivo en tu peso al subirte a la báscula, la razón podría dejarte helada.
 
 ¿Cada cuándo te avientas un “round” con tu pareja? Si la respuesta es a menudo, ¡cuidado! Pelear con tu pareja podría ser la causa por la que no consigues deshacerte de los kilos extra. Tal y como lo lees.


  Si es que tienes un espíritu combativo y eres de las que no se calla nada, de las que va y dice lo que piensa y si se tiene que pelear por algo va y pelea, te contamos que eres una de las nuestras. 

 Pero NO todo extremo es bueno (y lo sabes) por lo que pelear con tu pareja cinco veces de los siete días de la semana es demasiado y, además, de que perturbará tu sistema nervioso encima engordarás.


  De acuerdo con un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Ohio y de la Universida de Delaware, Estados Unidos, discutir con la pareja aumenta el riesgo de padecer obesidad.
 
  Y es que al enojarte y deprimirte después por la pelea tu organismo terminará por quemar mucho menos calorías que lo que normalmente quemas. Además, aumentan los triglicéridos y niveles de insulina.  



  Para el estudio se reunió a unas 40 parejas, de entre 24 y 61 años, y que llevaban al menos tres años de relación. Se les sugirió cumplimentar datos sobre su pareja, su grado de satisfacción y estado anímico. 

 La trampa venía a continuación: Se les sirvió un menú de 930 calorías y, a continuación, se les propuso temas de debate susceptibles a acabar en discusión.

  Como resultado, las parejas que discutieron de manera más agresiva o enérgica, quemaron una media de 31 calorías menos por hora y presentaban mayor cantidad de insulina en sangre y un incremento de picos de triglicéridos.
  


 Según este estudio cuando te enojas el organismo genera cantidades exageradas de ghrelina, hormona que aumenta el apetito y la grasa abdominal. Este estudio investigó a 43 parejas, de 24 y 61 años, que llevaban alrededor de 3 años juntos, las que tenían confrontaciones frecuentes quemaban 31 calorías menos que el resto.

Ante ello, ahora cuando veas una pelea a la vista piensa un poco y recuerda que ya llega el verano 2019 por lo que no vas a engordar y encima atormentarte emocionalmente así de fácil. Respira y escoge tus peleas.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.