La ciencia confirma que hacer rabiar a tu pareja es bueno para la relación

Para empezar, no hablamos de hacerle daño emocional o físico a nadie. Eso jamás va a ser algo que justifiquemos de cualquier forma en esta página.



  “Bullying” abarca un montón de cosas además del matonaje que encuentras en las escuelas y está vez se trata de las tomadas de pelo y bromas casuales que se arman entre las parejas.

   Es inevitable que si te encariñas con alguien le quieres fastidiar en algún momento y aparentemente, ¡es lo más sano que puedes hacer!




  El Profesor de Psicología de la Universidad de California, Doctor Dacher Keltner, escribió en su libro “Born to be Good: The Science of a Meaningful Life” (“Nacidos para ser buenos: La Ciencia tras una Vida con Sentido”) que tras varios estudios había concluido que las parejas que se tomaban el pelo tendían a ser más felices, enfrentaban mejor los problemas y duraban más tiempo juntas.



  La Doctora Jenn Mann, psicoterapeuta, escritora y animadora de televisión le dijo a Bustle:

“El mejor tipo de ‘fastidio’ es aquel que demuestra sensibilidad por las vulnerabilidades de la otra persona, pues demuestra que le ve y comprende sus particularidades, su visión del mundo”.


Algunas reglas básicas son:



1. Sácale el jugo a los chistes internos


2. Mantén todo a nivel superficial



3. Ten claro que te van a dar así como das





4. Si es acerca de un problema real, que sea algo sin importancia




5. No te fijes en defectos importantes o puntos débiles




6. No te pases


  La experta en relaciones, Allison Gerrits, declaró:

  “Fastidiarse es genial porque le demuestra a tu pareja que le conoces por dentro y por fuera. Le puedes mostrar que les amas por sus mejores atributos y peores defectos por igual. No tomarte a ti o a tu pareja demasiado en serio ayuda mucho a establecer una genial base para su relación”.



Las relaciones son para divertirse y relajarse, así que recuerda no tomar las cosas tan en serio.
¡Buena suerte! ¿Te ha gustado este articulo? ¡COMPARTELO!


Fuente: Mastves
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.