Japón está regalando 8 millones de casas abandonadas para quien quiera vivir ahí

Buenas noticias, comprador de una casa milenaria en dificultades: te mudarás a Japón. ¿Por qué? Porque el sushi es fresco, el clima es agradable y las casas son gratis.



 Japón regala casi ocho millones de propiedades abandonadas por todo Japón, y son irrisoriamente baratas (si estás dispuesto a ir a reclamarlas)

  Los problemas demográficos en Japón han llegado al ámbito inmobiliario. Una de cada cuatro personas tiene más 65 años y, por razones de salud, frecuentemente, son enviados a residencias para recibir cuidado, dejando la antigua casa de familia deshabitada y sin ningún tipo de mantenimiento.


  Por tal razón, más de 8 millones han sido listadas en un documento llamado ‘akiya banks’ (que traducido sería como ‘base de datos de casas abandonadas’) y ofrecidas a quien quiera ocuparlas: la gran mayoría con grandes descuentos sobre su precio y miles de ellas, completamente gratis.

  Uno de cada cuatro japoneses tiene más de 65 años. Muchas de esas personas se han trasladado a residencias para mayores para recibir cuidados y atenciones ligados a la tercera edad. 


 Es una de las razones por las que hay casas abandonadas por todo Japón, tantas que el gobierno las está regalando a cambio de que las personas que entren a vivir en ella las cuiden y conserven.

  El fenómeno social Nipon hace que las personas se casen más tarde, tengan menos hijos y, por tanto, compren casas más tarde.

  Además, en pos de un éxito profesional mayor, los jóvenes se concentran en las ciudades, dejando las casas de cambo y habitando en complejos habitacionales rentados o subsidiados, lo que genera superpoblación en el núcleo urbano, pero deja vacío el área rural.


Muchas están siendo reconstruidas por compañías inmobiliarias, pero son tantas que aún quedan, literalmente, millones. 

  No obstante, todo el conflicto es más beneficioso para los extranjeros que desean habitar el país del sol naciente, que para los mismos japoneses.
 
  En otros casos, las casas no son técnicamente "gratuitas" hasta que las haya alquilado por varios años y la propiedad sea, por consecuencia, considerada como tuya, según el blog de propiedades japonés Rethink Tokyo.


Pero, ¿por qué están abandonadas tantas casas en Japón?


  Las casas en Japón son fácilmente abandonadas por esa cultura de desapego inmobiliario. 

  Sumado a ello está el hecho de que muchas casas pertenecían a gente recientemente fallecida –pues Japón es un país de adultos mayores: la tercera parte de su población tendrá 65 años en 2040–, mientras que otras eran de personas que optaron por el suicidio, cometido en la propia casa, razón por la cual se desvalorizan aún más las propiedades, debido a las supersticiones. 

  Un tercer elemento es la migración de jóvenes a las ciudades más importantes.



 Por temas culturales y religiosos, los japoneses se niegan a vivir en una residencia en donde haya muerto otra persona. Y con «muerto» no me refiero a perder la vida en el lugar, sino a seguir viviendo ahí durante el período en el que se perdió la vida.

 Aun así, incluso con estos incentivos, es ampliamente sabido que el problema con las akiya en Japón va a empeorar antes de mejorar. Y con la oferta en un máximo histórico y la demanda en un mínimo histórico, el precio de venta de una casa propia con todo y terraza continúa cayendo hasta el suelo.


  Tan peculiar es esta creencia, que se desarrolló otro listado, denominado Oshimaland que es una ennumeración de casas ‘malditas’ para advertir a los posibles compradores u ocupantes.

 De esta forma, es tanto el énfasis del gobierno en habitar estos lugares que promete apoyo económico para la reparación de los mismos, si la familia involucrada tiene el valor de hacerse cargo.

 Puedes saber más en este sitio, aunque necesitarás un traductor. ¡Cuéntanos qué pudiste averiguar y si te mudarás a Japón próximamente!

Y tú, ¿qué piensas al respecto? ¿Cuándo sacarás el pasaje para conocer tu nuevo hogar?


Fuente: Vix / Ecoosfera
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.