Francia promueve ley para prohibir dar celulares o tablets a bebés

La nueva medida amplía la exclusión de los móviles en los colegios.



  El Parlamento francés adoptó este lunes de forma definitiva la prohibición de los teléfonos celulares en los centros de educación primaria y secundaria, una promesa de campaña del presidente Emmanuel Macron.

  Una proposición de ley, ya aprobada en el Senado, pero que aún debe ser votada en la Asamblea Nacional, busca obligar a los fabricantes de esos dispositivos a que incluyan un aviso sobre los riesgos para el desarrollo psicomotor durante la primera infancia (de 0 a 3 años).

  Francia quiere proteger a los bebés de móviles, tabletas y televisores con un etiquetado en los embalajes que advierta de los problemas psicomotores que los más pequeños pueden sufrir por un exceso de exposición a estas pantallas.


  "Hay cuatro competencias básicas que se desarrollan durante esa edad: la motricidad, el lenguaje, la mímica y la atención. Y las cuatro resultan afectadas por la larga exposición a las pantallas", explicó en declaraciones a Efe el psiquiatra Serge Tisseron, quien participó en la elaboración de la propuesta legislativa.


  Su promotora es la senadora del partido centrista UDI Catherine Morin-Desailly, quien impulsó la iniciativa alarmada por el aumento de niños con problemas asociados a su temprano contacto con las nuevas tecnologías.

  Casi 9 de cada 10 adolescentes franceses, de entre 12 y 17 años, tienen un smartphone. El objetivo de la prohibición, argumentaron sus impulsores, es resguardar a los chicos de hábitos adictivos y proteger a la institución educativa.

  "Sabemos que hoy hay un fenómeno de adicción a las pantallas, un fenómeno de mal uso del móvil", dijo el ministro de educación francés, Jean-Michel Blanquer, y añadió: "Nuestra misión principal es proteger a los niños y adolescentes. Es el rol fundamental de la educación, y esta ley lo permite".


  "Algunos padres -indicó Tisseron- dejan mucho tiempo a sus hijos frente a las pantallas, porque no saben que hay un problema, por eso hay que llamarles la atención". 

 Para el psiquiatra, esta ley del etiquetado que incomoda tanto a la industria no busca "prohibir" las pantallas, sino dosificarlas.

  "No es un caso como el del tabaco, que es malo en todas las edades. Las pantallas son algo parecido a la alimentación. De la misma forma que no se da de comer a un bebé un filete con patatas fritas porque no lo digiere, tampoco se le debe exponer demasiado a las pantallas", argumentó.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.