Dos monjas se roban US$500.000 para gastarlos en los casinos de Las Vegas

El séptimo mandamiento es "no robarás", pero dos monjas de una escuela católica de California confesaron haber malversado fondos por un monto de US$500.000 apostándolos en casinos de Las Vegas



  La semana pasada, la Escuela Católica St. James en Torrance, California, anunció que la Hermana Margaret Kreuper y la Hermana Lana Chang «estaban involucradas en el uso personal de una gran cantidad de fondos escolares». Ambas monjas eran exempleadas escolares - Kreuper era la directora y Change fue maestra -, según informó Daily Breeze.

  Las dos monjas señaladas por el hurto de medio millón de dólares son las hermanas Mary Margaret Kreuper (exdirectora) y Lana Chang, (exprofesora) de la escuela Católica San James, de donde presuntamente robaron el dinero que los padres entregaban por concepto de cuotas y donaciones.


  "Sabemos que solían viajar con frecuencia. Sabemos que acostumbraban visitar casinos; y la verdad es que usaron la cuenta de la escuela como su cuenta personal", aseguró el abogado del colegio.

  Kreuper y Chang contaban a los padres de familia que la escuela operaba con un presupuesto limitado, mientras ellas se gastaban el dinero en viajes y juegos de azar en casinos.


  El medio millón de dólares sólo representa lo que los auditores han podido rastrear en seis años de registros bancarios y las transacciones en efectivo no podrán ser incluidas, además de que el uso indebido de los fondos había estado ocurriendo al menos 10 años, dijeron funcionarios de la arquidiócesis de Los Ángeles a padres y exalumnos.

 "Las hermanas ha confirmado la malversación de fondos y han cooperado con la investigación", se explica por su parte en un comunicado publicado en la página web de Las Hermanas de San José de Carondelet, la orden a la que pertenecen Chang y Kreuper.


 "Nuestra comunidad está preocupada y entristecida por la situación, y lamenta cualquier herida que pueda producir a nuestra larga relación con las familias de la escuela", agrega el comunicado.

Las dos religiosas, que trabajaban en una escuela católica de California, expresaron sus profundos "remordimientos" y no enfrentarán cargos criminales, a pesar de que sus acciones se extendieron durante al menos una década.


Fuente: BBC / ABC / Infobae
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.