Cómo cultivar arándanos en casa de una manera fácil

El color azulado de los arándanos resulta casi tan distintivo y atractivo como su inconfundible sabor. Esta fruta tan deliciosa crece a partir de un arbusto de tamaño mediano. Si estás ansioso por tener tu propia planta, te mostramos cómo cultivar arándanos en casa.



  El arándano es una baya que crece de un arbusto homónimo, perteneciente a la familia de las ericáceas.

  Se trata de una de las frutas más reconocidas por su gusto, lo que la convierte en un ingrediente codiciado en muchas recetas. No obstante, también presenta varios beneficios para la salud.


Beneficios para la salud de los arándanos


 Cultivar arándanos es una excelente idea ya que, esta deliciosa baya, goza de increíbles beneficios para la salud, para bajar de peso y para mantener una piel joven, lo que la hace una de las frutas más demandadas para ciertas dietas y recetas naturales.

1. ¡Bajo en calorías y rico en nutrientes! Por cada 1 taza de arándanos, recibes 3,6 gramos de fibra dietética. Así como el 24% de la dosis diaria recomendada de Vitamina C y 36% de Vitamina K .


2. Ricos en antioxidantes. Estos antioxidantes ayudan a prevenir el daño celular e incluso han sido probados en la prevención de los signos del envejecimiento. 

 Previenen el daño al ADN (que causa el envejecimiento), que puede causar también cáncer. Un estudio probó la idea de que al consumir jugo de arándano todos los días se puede reducir los efectos del daño del ADN en un 20%.

3. Previene el daño por colesterol en la sangre.

4. Reduce la presión arterial.

5. Mejora la función cerebral y la memoria debido a la gran cantidad de antioxidantes.


Cómo crecer arándanos ilimitadamente


  El cultivo de arándanos orgánicos es mucho más fácil de lo que la gente piensa. Mientras que la mayoría de las variedades toman 3 años desde las semillas para producir la fruta así que, puedes hablar con el encargado de tu vivero predilecto acerca de la compra de una planta bebé en su lugar, y que el proceso sea mucho más corto. 


 Sea cual sea tu decisión, utiliza estos consejos de expertos para obtener tus propios arándanos orgánicos en cualquier momento.


Encuentra el lugar perfecto


  Al igual que otras plantas, la planta de arándano disfruta de una gran cantidad de luz solar y buen suelo.

  La luz del sol le permitirá al arándano llevar a cabo la fotosíntesis, que es esencial en el crecimiento de las plantas. El suelo correcto también estimulará la fotosíntesis y el crecimiento.

  Si vives en una casa con un jardín, fabricar camas diseñadas para este fin son una gran idea. Esto permitirá que el agua corra por todo el suelo, permitiendo una cantidad perfecta de humedad para que el arbusto crezca. 


 Si vives en un apartamento, no te preocupes, todavía puedes cultivar arándanos con eficacia, sólo tienes que comprar un contenedor de patio. 
 
 También puedes probar con una planta enana de arándanos, que sólo crecerá alrededor de 70 centímetros de altura (en lugar de hasta 2.50 metros). Busca plántulas de arándano enano en tu invernadero local o en la tienda de jardinería.


Al cultivar arándanos debes darles espacio


  Un arbusto requerirá hasta 1.80 metros de espacio, así que no lo pongas en una esquina estrecha. Permite que crezca y se expanda naturalmente. Si planeas cultivar más de uno, vas a querer dejar alrededor de entre 70 y 90 centímetros entre cada uno. 

 (Para el arándano enano, sólo necesitas asegurarte de que tiene suficiente espacio para crecer hasta 60 centímetros de alto y 60 centímetros de ancho).


El proceso de siembra


  Dependiendo de dónde vives en el mundo regirá cuando debes plantar tu arándano. En la mayoría de los países, la primavera es el momento óptimo para plantar el arbusto, ya que estará listo para cosecharse en julio o agosto.

  Si estás usando una planta de arándanos bebé, entonces deberás sacarlo de su embalaje comprado. Agita un poco las raíces con las manos y luego colocar en el suelo preparado. A continuación, puedes añadir más suelo alrededor de las raíces hasta que pueda ponerse de pie por su cuenta.

  Asegúrate de tapar la capa superior del suelo y luego darle a tu planta agua. Mantenlo siempre hidratado.


Cubrir con mantillo


  La mejor forma de mantillo para los arbustos de arándanos es el aserrín, pero la corteza de pino, el pajote de la corteza y el recorte de la hierba lo harán muy bien. Aplicar de 5-10 centímetros al suelo.
 

Podar de nuevo


  Una vez que tu arbusto comienza a crecer, deberás comenzar a podarlo. Investigaciones han demostrado que la poda permite que las ramas más fuertes crezcan con mayor vigor, dondequiera que estén en la planta. Esto permite un crecimiento máximo de la fruta.

  Simplemente utiliza un par de tijeras pequeñas o tijeras fuertes y recortar algunas de las ramas para fomentar que más bayas crezcan. Corta las ramas muertas y quita cualquiera de éstas alrededor de la parte inferior del arbusto.


Fertilización


  Esta es una de las etapas más importantes del cultivo de tu arbusto de arándanos. Siempre debes utilizar fertilizantes orgánicos ya que el producto químico encontrado en los inorgánicos puede dañar la planta. 

 Si no son tóxicos, es mejor para el medio ambiente y eso asegurará que la planta seguirá siendo fertilizada por un período prolongado.

  Los arbustos de arándanos toman hasta 3 años para madurar y darte una cosecha de arándanos increíble. Ten esto en cuenta cuando elijas cultivar arándanos desde semilla o desde una planta bebé.


Cuidados especiales


  Procura no colocar demasiadas semillas en una misma maceta, dado que la planta del arándano necesita de cierto espacio para crecer adecuadamente. Asimismo, la tierra debe estar bastante húmeda al momento de la siembra.

  Cuando la planta haya crecido, deberás hacer el transplante a una maceta mayor, o directamente al suelo. Al hacerlo, tienes que tener totalmente humedecidas las raíces para evitar que sufran durante este proceso. 

 Por eso, te recomendamos pasarlos a un balde con agua por unos 10 minutos antes de plantarlos nuevamente. Una vez finalizado el replantado, moja la tierra donde la has colocado.

  Finalmente, recuerda que para cultivar arándanos en casa, las épocas de frío son mucho más beneficiosas. 


 Se trata de una planta que se adapta muy bien al frío, incluso a temperaturas extremas; sin embargo, padecen mucho el calor. No escatimes en cuidados en esta época y no las dejes en exposición directa al sol.

Ahora, siéntate, relájate y observa a tu arándano crecer, y de un día para otro, antes de que lo sepas, estarás haciendo tus recetas con arándanos cosechados desde tu hogar.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.