Estudio ha revelado que el ¨olor a Abuelita¨ comienza a partir de los 30 años

Así como los bebés, ¿te has dado cuenta de que los abuelitos tienen un olor muy particular? 




  Según los investigadores de España, explican que ese olor a anciano no se debe a que una persona no se bañe, ni tenga que ver su alimentación, sino que nuestra dermis, nuestra piel, empieza a envejecer a los 30.  

 La mayoría de personas piensan que seguimos siendo jóvenes cuando pasamos los 20 y eso es cierto, lo somos, pero tenemos más responsabilidades, tantas que hasta olemos a ¿anciana?



  A los 20 años la mayoría cree que continua siendo muy joven y efectivamente es así, sin embargo, a esa edad comenzamos a tener más responsabilidades pero ¿tantas como para comenzar a oler a abuelitas? (y es que utilizar el término ¨anciano¨ podría ser ofensa para muchos).

 La respuesta es si y es que al juntarse las responsabilidades, con nuestros sueños, el trabajo o la escuela, los planes a corto, mediano y largo plazo que tenemos, entre otras, hace que comencemos a emanar un olor a abuelito, mismo aroma que es característico de los adultos mayores.

  Y si a los 20 ya tenemos muchas responsabilidades, ahora imagínate cuando llegamos a los 30, edad en la que se comienzan a experimentar muchos cambios, entre ellos arrugas prematuras, mala digestión y ojeras.


Un olor natural 


  María Antón, investigador durante años en biotecnología para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y presidente-fundador del grupo Prima-Derm, añadió que el 2-nonenal huele realmente mal, tanto que cuando abren una cápsula con esa molécula en el laboratorio todo apesta. 


Investigadores destacan que a los 30 la dermis, nuestra piel, comienza a envejecer.


  Al estar cerca de cumplir esta edad, el cuerpo comienza a hacer una especie de transición en la que ya no tiene el mismo colágeno ni antioxidantes como cuando se tenía la edad de 15 años, es por eso que el olor a abuelito se va apoderando del cuerpo.

 No importa que te bañes mil veces todos los días y talles tu cuerpo con fuerza, el olor no se esfumará y esto por causa de una molécula que se encuentra en nuestro cuerpo y se desarrolla a partir de esa edad.


 Investigadores aseguran que tener esa molécula cuando se es joven, no afecta en lo mínimo pero destacan que a partir de los 30 y 40 esta se empieza a multiplicar y el olor que desprende no se cubre ni con el mejor desodorante o perfume.

 Sin embargo, expertos en Japón han comenzado a desarrollar un jabón que logre encapsular dicho olor y aunque no lo eliminará del todo, si lo disminuirá en gran medida.


También es recomendable incluir en la alimentación diaria frutos secos y cacao.


  En el caso de las mujeres las cosas suelen pintar peor y es que con el paso del tiempo se va perdiendo poco a poco el olfato aun cuando lo tengamos más sensible que los hombres, lo que hará que no logremos identificar dicho olor y creeremos que no olemos como tal.

 Entonces muchas dejan de lado las cremas, los perfumes, lociones, jabones, entre otros, lo que hará que los demás perciban ese olor fuerte que en verdad estamos desprendiendo aunque no lo sintamos.

¿Qué quiere decir esto? Que ya no sentiremos nuestro propio olor ni utilizando cremas, jabones, shampoo, lociones, y todas esas cosas que nos ponemos para oler rico.
Sería bueno comenzar a cuidarnos aun cuando no lleguemos a los 30 o mejor resignémonos a decirle ¡bienvenido al olor de abuelito!


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.