Estudio determina que las personas olvidadizas son en realidad más inteligentes que la media

Nuestro cerebro toma mejores decisiones cuando no cuenta con recuerdos innecesarios, para los expertos.



  En el debate al parecer interminable en torno a la definición de inteligencia, la memoria suele tener un lugar importante, tanto, que a veces parece cubrir de lleno la capacidad intelectual de una persona

  Un grupo de científicos canadienses llegó a la conclusión de que las personas que suelen olvidar detalles o asuntos pequeños no tienen grandes motivos para preocuparse, sino que más bien podrían considerarse a sí mismos como poseedores de una inteligencia por encima de la media.


  Paul Frankland y Blake Richards de la Universidad de Toronto, Canadá, realizaron el estudio en el que se llegó a esta conclusión. Según los investigadores, la mala memoria implicaría un coeficiente intelectual elevado que superaría al de la media.

 Una respuesta más elaborada sería que estas personas olvidadizas solo se deshacen de lo insignificante, siendo observadoras y reteniendo lo que es relevante, para luego tomar decisiones importantes.


Al analizar otras investigaciones y en general la literatura publicada al respecto, Frankland y Richards llegaron a la conclusión de que tanto una como otra son fundamentales en la construcción de esa habilidad que conocemos como “inteligencia” y que en este caso se refiere a la capacidad del cerebro para retener no la mayor cantidad posible de información sino, más bien, para navegar a través del conocimiento adquirido, de manera tal que sea posible obtener información relevante para la situación en la que se encuentra una persona.

  “El verdadero fin de la memoria es optimizar la toma de decisiones”, dice al respecto Richards, quien no duda en señalar al olvido como elemento necesario para que el cerebro se concentre y se enfoque en lo que de verdad importa.


  Según los investigadores, olvidar detalles es sano y necesario, ya que de lo contrario el cerebro almacenaría recuerdos irrelevantes que entrarían en conflicto con la información que necesitamos para tomar las decisiones que afectan nuestras vidas. Los olvidos ocasionales son muestra de que nuestra memoria está en buen estado.

Las conclusiones


 Los investigadores aseguran que “olvidar recuerdos es necesario debido a que, sin ese proceso, el cerebro enviaría constantemente recuerdos de situaciones conflictivas obstaculizando la posibilidad de tomar decisiones en base a las nuevas experiencias que se adquieren durante el transcurso de la vida”.


 Para los expertos, los olvidos ocasionales demuestran que la persona de la memoria se encuentra en buen estado.

¿Qué te parece? De alguna forma, parece coherente: sólo el olvido hace posible manejar la enorme cantidad de estímulos e información que recibe nuestro cerebro.



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.