El mal humor de papá afecta el desarrollo de los hijos, según estudio

 Friedrich Nietzsche afirmó: “aquel que no tiene padre, debería procurarse uno”. El filósofo se refería a que los padres son tan importantes para el desarrollo de los niños como las madres. 



  Un padre malhumorado la mayor parte del tiempo no solo refleja una falta de control de sus emociones; también genera un efecto negativo en el desarrollo cognitivo y emocional de sus hijos. 

 Aunque esta conducta es más común en los hombres, resulta igual de perjudicial si la realizan madres. Y peor aún si aparece en ambos.


El estado mental del padre afecta directamente a sus hijos


  Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan realizaron un estudio en el que analizaron la importancia de los padres en la vida de sus hijos. A lo largo de la investigación recogieron los datos de unas 730 familias de todo el país. 

  Estos psicólogos se centraron en analizar los efectos del estrés paterno y los problemas mentales como la depresión y la ansiedad en los hijos.


  Así encontraron que estos problemas afectaban la relación de los padres con los niños y, por ende, influía en el desarrollo de estos. 


  Obviamente, se trata de un resultado previsible, algo así como descubrir el agua tibia.

  Sin embargo, lo más interesante fue que el estado mental de los padres tenía implicaciones a largo plazo en sus hijos, sobre todo relacionadas con habilidades sociales como el autocontrol y la capacidad para cooperar con sus coetáneos. 


La agresividad como ejemplo


  Un padre cascarrabias y atribulado envía mensajes agresivos y aterradores a sus hijos. Por este motivo, no es raro encontrar tantos adolescentes y adultos fracasados y en algunos casos víctimas de algún tipo de adicción. Son almas tan atormentadas como sus progenitores y deambulan por la vida sin esperanza.

  Curiosamente, el mal humor de los padres durante los primeros años de vida de los niños, afectaba más en las habilidades sociales posteriores de los niños que el mal humor en las mamás.


  Los padres buscamos que nuestros hijos sean felices. Seguro que tú también quieres eso. Intenta ofrecerles tiempo de calidad, acércate a ellos y no olvides decirles cuánto los quieres. 

Es importante que tanto papás y mamás cuidemos nuestra salud emocional y manejo de estrés no sólo por ellos sino por nosotros mismos.




El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.