Tus futuros hijos podrían tener parecido con tu ex aunque él no sea el padre… La ciencia lo afirma

Un estudio con moscas apoya esta antigua teoría, denominada telegonía, que hasta ahora no había podido demostrarse, pero el problema es que llegue a parecerse a ese patán que te rompió el corazón.



  No, no es que vaya a regresar mientras sigues con tu actual pareja ni tampoco tendrás un encuentro casual con él ni mucho menos, no se trata de nada que tenga que ver con infidelidad, magia o brujería, sino con tu mismo cuerpo y los misterios que puede ocurrir en él.
 
  La ciencia ha investigado si existe la posibilidad de que una mujer tenga un bebé que tenga parecido con alguno de sus ex parejas y los resultados de los estudios arrojaron que ¡sí es posible!



Telegonía, el término conciso del fenómeno


  El biólogo alemán August Weismann, batizó como telegonía a este curioso fenómeno se dice que incluso, pudo observarse en la descendencia de mujeres viudas con un segundo marido, ya que algunos hijos tenían rasgos de la pareja fallecida.

  En ocasiones, los hijos del segundo matrimonio, se parecían al primer marido y mostraban singulares características de la otra persona que iban desde el color de cabello hasta de los ojos.

 Qué es la telegonía



  Artistóteles fue el primero en sugerir que las cualidades de todas las parejas podrían transmitirse a los futuros hijos, pero el término no fue acuñado hasta el siglo XIX, gracias al biólogo alemán August Weismann.

  Durante la Edad Media, y durante muchos siglos, la creencia en la telegonía se tomó como una certeza. Por esa razón es que se veía con malos ojos que un hombre tuviera una relación cercana con una mujer divorciada o viuda.

  Los reyes durante mucho tiempo, evitaban a toda costa que los hombres se relacionaran sexualmente o contrajeran matrimonio con una mujer que ya había tenido parejas sexuales. Eso con el fin de garantizar la pureza del linaje.


  Es por ello que tenían que relacionarse solo con mujeres con vírgenes que les pudieran garantizar la pureza genética.

  De acuerdo a un estudio realizado por científicos australianos, experimentaron con el apareamiento de las moscas, donde a pesar de que un segundo macho fue el que engendró la descendencia, confirmó que los rasgos pueden ser determinados por la pareja anterior de la hembra. 

  Y todo como producto de que la capacidad que tiene el ácido del esperma puede llegar por infiltración hasta los ovarios y al hacer una mezcla genética en su copulación con la actual pareja se hace el manifiesto de los rasgos.



   Otro artículo publicado en el que habla el investigador Yongsheng Liu hace referencia a que en el momento de existir contacto sexual, millones de espermatozoides con contenido de ADN se quedan en el cuerpo de la mujer y al no ser utilizados en un embarazo el mismo cuerpo absorbe el material genético elevando así las posibilidades de las combinaciones genéticas y su expresión fenotípica.

  E incluso, en otras investigaciones se asegura que el ADN de las antiguas parejas sexuales dejan rastros en el cuerpo de una mujer por muchos años lo que llega alterar el parecido con los padres.

Ahora es momento de que empieces a pensar en tus antiguas parejas y elijas mejor a las futuras.


Fuente: ABC / Soy Carmín
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.