Qué es el Phubbing y por qué está arruinando millones de parejas en todo el mundo

El phubbing es una práctica que todos hemos hecho alguna vez, y de la cual hemos sido víctima. Hoy es un tema que arruina parejas y relaciones, y que tiene nombre propio.




  Quizá no estás familiarizado con el término "phubbing", pero seguramente es parte de tu vida diaria.

¿Has estado platicando con alguien y de repente a media conversación saca el teléfono?

  Para poder entender y estudiar lo que sucede permanentemente a nuestro alrededor, primero hay que nombrarlo. Cuando le ponemos nombre a las cosas estas cobran otra dimensión, de la cual es más fácil hacerse cargo.

  Por eso, prácticas comunes que todos hemos hecho o de las cuales hemos sido víctimas algunas vez, hoy tienen un nombre con el cual distinguirlas. El phubbing es una de ellas.


¿Qué es el Phubbing?


  El nombre de Phubbing proviene de la combinación de phone y snubbing, y consiste en el acto de ignorar y menospreciar a quien nos acompaña al prestar más atención al móvil que a la persona.

  La situación, seguramente, te suena. Estás por ejemplo en una reunión de amigos y te diriges a uno de ellos para preguntarles “¿tú qué opinas?”. A lo que esa persona responde “sí, sí”, mientras tiene la vista fija en el teléfono. Quizá luego levante la vista y te diga: “¿Qué me decías?”.


  La aparición del smartphone nos ha traído la posibilidad de tener el mundo en la mano. El problema es que también se lleva toda nuestra atención. A largo plazo, eso desgasta las relaciones y puede incluso arrastrarnos a la descortesía.


"Phubbing" se refiere a rechazar o ignorar a alguien con quien estás conversando para mirar tu teléfono celular.


¿Te suena familiar?


 El mensaje que se transmite al hacer esto es que se prioriza cualquier otra cosa sobre los momentos se que pasan con alguien.

  Hacer "phubbing" puede herir los sentimientos de la otra persona y afectar su autoestima.


  El phubbing no es nuevo, también existía con los teléfonos alámbricos, pero ahora podemos hablar de una auténtica epidemia. Una epidemia que, según parece, arruina las relaciones. 

  No lo decimos nosotros, lo dice un estudio de la Universidad de Baylor (EEUU) en el que se ha entrevistado a más de 400 personas. 

  "Los resultados sugieren que el phubbing genera conflictos con nuestras parejas, lo que afecta a nuestra relación y, en última instancia, a nuestro bienestar personal”, han explicado los autores, James E. Roberts y ME David.


  El 46,3% de los encuestados admitía haber sufrido phubbing por parte de sus parejas y el 22,6% de ellos reconocía que les había “causado problemas” en su relación. Un 33,6% declaró haberse sentido deprimido al menos en alguna de las ocasiones en las que les habían phubeado. 

  Y es que sentirse ignorado a favor de un móvil no es plato de buen gusto. Sin embargo, los autores determinan el nivel de afectación según lo que denominan niveles de ansiedad por apego: si estás en una relación sólida y eres feliz en ella, el phubbbing será un problema menor; si tu relación se tambalea es más que probable que el phubbing acabe con ella.


LA REGLA DEL 3


  Sin embargo, el phubbing no afecta solo a las relaciones personales. Phubear no está bien: ni en una cita, ni en una quedada, ni en una reunión de trabajo, ni en la mesa con tu familia. 

  El analista cultural Sherry Turkle estudia cómo la tecnología afecta a nuestro comportamiento y ha observado que entre los estudiantes norteamericanos hay una especie de norma que se ha bautizado como La Regla del 3.

  Según ésta, si estás en un grupo de cinco o seis personas y al menos tres de ellas están escuchando al orador, puedes para mirar a tu teléfono.


Algunos datos curiosos sobre el "phubbing":


- Un restaurante ve en promedio 36 casos de "phubbing" por sesión de cena.

- El 97% de las personas que han sufrido de "phubbing" reportan que su comida supo peor durante el incidente.

- De acuerdo al sitio Stop Phubbing, la Ciudad de México se encuentra en el noveno lugar dentro de las ciudades con más "phubbers".

- Ocupan los primeros tres lugares las ciudades de Nueva York, Los Ángeles y Londres, respectivamente.


¿Es posible escapar?


  No vamos a ser particularmente optimistas. Si hay que decir la verdad, todos estamos bastante atados a nuestros móviles, y es difícil escapar por completo del phubbing como de otros problemas vinculados.


  Lo que sí podemos es buscar algunas alternativas que nos ayuden a mejorar, por ejemplo:


APAGAR EL TELÉFONO ANTES DE IR A DORMIR


  Volver al despertador analógico puede ser un cambio abismal en tu calidad de vida, de sueño y de relación. Imagina irte a la cama con tu pareja sin tener la vibración del móvil importunando todo el tiempo.

  Además, el brillo del móvil puede afectar tu sueño. Y di la verdad, ¿Cuántas veces ese mensaje que recibiste en la madrugada fue una emergencia?

  Si para ti es demasiado apagar el móvil, al menos déjalo en otra habitación, sólo disponible para recibir llamadas. Es un pequeño cambio que puede mejorar mucho tu vida.


PON NORMAS


  El celular queda prohibido en la mesa. En una salida de pareja, desconectamos Internet. Por supuesto, no se toca el móvil en el cine, y en la cena mejor que tampoco.

  A partir de cierta hora de la noche, ya no se revisa el whatsapp.

  Ese tipo de condiciones pueden mejorar la calidad de tu vida, mientras te mantienen lejos del móvil.


QUITA LAS NOTIFICACIONES


   Silencia todos los grupos, y quita la opción de recibir notificaciones de todas las app. De esta manera, tu teléfono sólo sonará para cosas importantes.

  Cuando tengas un rato libre y quieras mirar las redes sociales, entonces te enterarás de todos los like que has recibido y demás notificaciones. De este modo, tú decides cuándo mirar el teléfono, y no estás condicionado por los avisos.


Fuente: Bioguía / Glamour / Huffpost / Con información de Scientific American, Time y Stop Phubbing.

El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.