La gente que adorna de Navidad con MUCHA anticipación es más feliz. Según estudio

¿Eres de las personas que están deseando poner el árbol, el espumillón y los primeros adornos navideños en casa en pleno otoño? ¿Descuentas los días que pasan para que termine Halloween y te lanzas en picado a la caja de los adornos navideños? No estás enfermo, ni eres un exagerado. Es más, según un estudio, puede que incluso seas más feliz. 



  Cuando terminan las festividades de Día de Muertos o de Halloween y tú estás ansiosa por ir a comprar o poner tu árbol de Navidad y adornar toda tu casa con luces navideñas, ¡así falte más de un mes!... No, no es que seas una persona precavida, sino que eres MUY FELIZ.
 

  En un estudio publicado en The Journal of Environmental Psychology se revela que este espíritu navideño anticipado reduce el estrés y la ansiedad. Hace sentir a las personas bien con ellas mismas y su alrededor.





  Incluso, no sólo los beneficios son para ti misma, sino que compartes esa felicidad con las personas que te rodean, debido a que reflejas amabilidad y tus ganas de ser sociable con familiares, amigos y vecinos.

  Por qué las personas que adornan la casa de Navidad con mucha anticipación son más felices

Las personas que decoran la casa de Navidad con mucha anticipación son más felices


  Parece sorprendente, pero un estudio afirma que es así, que ese vecino que tienes loco por ser el primero en colocar la corona de adviento en la puerta de casa, puede que sea más feliz. 


  Es lo que descubrió un estudio publicado en The Journal of Environmental Psychology. La conclusión de los psicólogos que participaron en este estudio es la siguiente: 

- El espíritu navideño reduce la ansiedad, el estrés y la negatividad. 

  Lo mejor de todo es que, según el estudio, esa felicidad que sientes en cuanto comienzas a 'vestir' tu casa de navidad, no es solo tuya, sino que tiendes a compartirla con los demás. 

  Digamos que es una felicidad 'contagiosa'. ¿Por qué? Porque el espíritu navideño tiende a desarrollar todos estos valores: 


1. Amabilidad. 


 Según este estudio, las personas que se dejan 'invadir' por el sentimiento navideño, tienden a ser más amables y cordiales con todos los que les rodean. ¿No te ha pasado a ti que en plena época navideña te cuesta menos ser más amable con los demás?

2. Facilidad para perdonar. 


 El espíritu navideño también nos hace más indulgentes, y tendemos a perdonar con más facilidad los errores de otros. Tal vez sea porque de pronto, al estar de buen humor, le quitemos importancia a las cosas que en realidad no las tienen. 


3. Solidaridad. 


 Sí, la Navidad nos hace más solidarios. Tendemos a fijarnos más en las necesidades de otros. Lástima que solo dure lo que duran las fiestas navideñas.

4. Ganas de ver más a la familia. 


 Desde el mismo momento en el que comenzamos a decorar la casa de Navidad, sentimos más deseos de ver a la familia, ya que tendemos a relacionar esta fiesta con las comidas y encuentros con la familia. 


  El estudio en realidad ha sorprendido a muchos, ya que muchas otras personas tienden a relacionar la Navidad con sentimientos de nostalgia e incluso con cierta tristeza. Pero en realidad, el estudio demuestra que esto les sucede a pocas personas. La mayoría siente crecer su positivismo y felicidad con los primeros adornos navideños.

  Pero, espera, es necesario aclarar que esto pasa sólo con los adornos, ya que si exageras con la música de la temporada (villancincos), puede tener el efecto contrario. Así que los investigadores recomiendan escucharla con moderación.


  Por otro lado, Amy Morin, psicoterapista y autora del libro “13 cosas que las personas mentalmente fuertes no hacen”, aseguró que las fiestas de fin de año sirven para recordar a las personas que ya partieron o los momentos que vivimos con ellos.

“Para personas que han perdido a un ser amado, las fiestas de navidad sirven como un recordatorio de momentos felices que tuvieron con esa persona en el pasado. Decorar antes,podría ayudarlos a sentirse conectados con ese individuo“, explicó Morin.

 Los adornos en el exterior de la casa, que son cada vez más comunes en nuestro país, no sólo llena de alegría a quienes viven alrededor, sino que también ayuda a establecer relaciones con los vecinos.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.