La cerveza en peligro de extinción por culpa del cambio climático

Un equipo de científicos ha predicho fuertes caídas en el rendimiento de la cebada a causa del calentamiento global. Este es el dramático escenario:



  En los últimos años, los científicos han descubierto un vínculo entre el cambio climático y nuestro consumo de artículos tan populares y masivos como el vino y el café. Así, sumado a nuestra seguridad y al futuro del planeta, ahora sabemos que el aumento de las temperaturas globales afectará también a lo que comemos y bebemos.

 
  Es la conclusión de una nueva investigación liderada por expertos de la Universidad de East Anglia (Inglaterra) que expone, por ejemplo, que los eventos climáticos severos podrían causar una escasez en el suministro mundial de cerveza.


  La cerveza es la bebida alcohólica más popular del mundo por el volumen consumido, y su ingrediente principal, la cebada, es particularmente sensible a los fenómenos meteorológicos extremos. 

  En un estudio publicado en la revista «Nature Plants», un equipo internacional de investigadores ha llegado a la conclusión de que las sequías y las olas de calor concurrentes, exacerbadas por el calentamiento global, conducirán a fuertes caídas en los rendimientos de la cebada, lo que puede interrumpir el suministro mundial de cerveza.

Sequías y olas de calor más frecuentes


  “En el peor de los casos –destaca–, se prevé que las partes del mundo donde se cultiva cebada, incluidas las grandes planicies del norte, las praderas canadienses, Europa, Australia y la estepa asiática, experimentarán sequías y olas de calor más frecuentes, lo que provocará una disminución en los rendimientos de los cultivos entre el 3% al 17%”.
 
  Los autores subrayan que incluso un calentamiento moderado conducirá a un aumento de la sequía y eventos de calor excesivo en las áreas de cultivo de cebada.

  Sólo el 17% de la cebada del mundo se utiliza en la elaboración de la cerveza. De hecho, la mayoría se cosecha como alimento para el ganado. De acuerdo con los modelos, la disminución de la producción de cebada dará como resultado que se priorice su uso para el consumo animal.


  Todo ello, comentan los investigadores, se traducirá en una disminución en el consumo de esa bebida y su encarecimiento. Uno de los países más cerveceros y que se vería, por tanto, más afectado es Irlanda, donde los precios podrían aumentar entre un 43% y un 338% en 2099 en el escenario climático más grave.

  Davis dice que “el mundo se enfrenta a muchos impactos del cambio climático que podrán en peligro la vida de la gente, así que una menor producción de cerveza y su consiguiente encarecimiento pueden parecer triviales.

   Pero –añade– “la cerveza es una bebida muy popular en el mundo y el hecho de que pueda resultar difícil beberse una pinta fresca al final de un día caluroso, algo que será cada vez más común, simplemente añade insulto al agravio”, concluye.



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.