Dormir mal mata lentamente

Dormir bien no es un lujo sino más bien una necesidad imperiosa del organismo de los seres humanos para no enfermarse. ¿Qué efectos tiene en la salud dormir poco habitualmente o incluso pasar más de 24 horas sin dormir? 



  Un equipo de científicos de la Escuela de Medicina de Harvard (EEUU) ha revelado en un estudio, publicado en la revista Sleep, las consecuencias de dormir menos de 6 horas cada noche.
 
 El sueño perdido jamás se recupera, asegura Guadalupe Terán Pérez, investigadora de la unidad Iztapalapa de la UAM, quien advierte que no dormir suficiente mata lentamente o la menos disminuye la esperanza de vida.

  La académica también alertó sobre el uso de dispositivos electrónicos antes de acostarse, ya que el uso de esta tecnología afecta el descanso de las personas, pues cada minuto frente a dispositivos prolonga el tiempo que tardan en dormir, periodo llamado latencia al sueño, y que es causa de despertares nocturnos.

  

Cuánto hay que dormir


 En el caso de los chicos y adolescentes lo ideal es entre 9 y 10 horas. Para nuestros estudios de laboratorio una persona para que tenga un buen sueño, tiene que dormir por día 8 horas 20 minutos.

  La alteración del sueño se asocia con disminuciones en el nivel de alerta que puede tener consecuencias mortales como en el caso de un accidente de tránsito. Y a largo plazo, se asocia con la aparición de enfermedades como hipertensión, obesidad y diabetes.



  Esa fase del descanso constituye una necesidad vital para el organismo, tanto como beber o comer, ya que de ella “dependen procesos complejos:

- Responder a enfermedades y amenazas externas
- Regular la temperatura y el peso
- Aprender cosas nuevas
- Memorizar


  Todo esto está relacionado con el ciclo de sueño-vigilia, que tiene un ritmo aproximado de un día (llamado circadiano por esa razón) y que se sincroniza en particular con la luz, ya que mientras haya estimulación luminosa una persona puede permanecer despierta y dormir cuando haya oscuridad.


  La doctora Terán Pérez recalcó que el uso de la tecnología afecta el descanso de las personas, pues cada minuto frente a dispositivos electrónicos prolonga el tiempo que tardan en dormir y es causa de despertares nocturnos debido a un sueño superficial, de tal forma que la pantalla luminosa de un celular, tableta, laptop o televisión no es lo mejor antes de acostarse.

  Un adulto necesita entre siete y nueve horas de sueño al día, ya que de lo contrario aumentan las probabilidades de desarrollar hipertensión, diabetes, infartos y obesidad, entre otras enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

  

Otras consecuencias de no dormir bien son:


1. Hambre en exceso y ansiedad


  La falta de sueño se relaciona con la tendencia a comer en cantidades más grandes con un número mayor de calorías y carbohidratos. Igualmente, usted sería más propenso a elegir alimentos ‘chatarra’, aun cuando no tiene hambre.

 2. Menos atractivo físico


  El estudio publicado por la revista Sleep determinó que los participantes en el experimento resultaban menos atractivos y con un aspecto físico más decaído. 

 Otro estudio del Instituto Médico Karolinska de Estocolmo dice que la gente con aspecto cansado es considerada menos accesible. Con el tiempo este efecto empeora, pues la piel envejece.


4. Pérdida del tejido cerebral


  Pasar tan solo una noche sin dormir puede ocasionar pérdida del tejido cerebral, pues los niveles de la sangre de dos moléculas cerebral aumentan, generalmente por un daño cerebral.

5. Más emociones


  Un estudio de 2007 de la Universidad de California y la Escuela Médica de Harvard usó resonancias magnéticas para demostrar que no dormir correctamente hace que las regiones emocionales del cerebro estén más activas en un 60%, esto ocasionaría reacciones más descontroladas e inadecuadas.


6. Enfermedades cardíacas


  Privarse del sueño se podría relacionar con una presión sanguínea elevada, obstrucción de las arterias y fallas cardíacas. Así lo afirma un estudio de Harvard Health Publications.

7. Se incrementa el riesgo de morir


  Un estudio de la Revista Sleep que que analizó los hábitos a la hora de dormir de 1.741 hombres y mujeres concluyó que quienes dormían menos de seis horas tenían un mayor riesgo de morir. (F)

  No dormir también afecta el estado de ánimo; si no se hace lo suficiente probablemente al día siguiente aumenten los niveles de irritabilidad, impulsividad, conductas agresivas e incluso la vulnerabilidad a desarrollar trastornos de ansiedad y depresión, que sumados al estrés cotidiano de las grandes sociedades afecta y la calidad de vida.



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.