Cosas que jamás debes decirle a un niño varón

"Cuando yo tenía tu edad...", "no haces nada bien", "eres igual a tu mamá", "espera a que lleguemos a la casa" son algunas de las expresiones que pueden afectar de forma negativa a los menores.



 Cuando los niños están creciendo empiezan a crear su identidad a partir de las voces que oyen. Las más importantes suelen ser las de los padres y los maestros, y su impacto es duradero. 

  En este periodo, la forma como los padres se dirigen a sus hijos pequeños adquiere una gran relevancia. 

Así que, por favor, no le digas a los niños que:



1. “Llorar es cosa de niñas, que se feo o debilucho”. 


 Las emociones no tienen género, las emociones se sienten y un niño tiene todo el derecho de llorar si siente que es necesario.



2. “Golpear a otro niño es la manera de solucionar las cosas”. 


 Los golpes no son un juego, esto no los hace fuertes, ni tampoco los hace debiluchos si no quieren llevarse a golpes con los demás. Esto sólo enseña que la violencia está bien y es aceptada en los hombres, cosa que debemos empezar a cambiar de inmediato.




3. “Jugar a las muñecas es cosa de niñas”.


  Jugar a las muñecas es igual de divertido y bueno para cualquier niño. No los hace raros ni pone en juicio su orientación sexual. Es un juego de rol necesario para entender el mundo en el que vive, por qué mejor no lo vemos como el juego a ser papá en lugar de preocuparnos por sus gustos en un futuro.


4. “Deberías ser como tus hermanos”


 Todas las personas tenemos características particulares que nos diferencian de los demás. Cuando un niño es comparado con alguien más, ademas de desarrollar un sentimiento de rivalidad innecesario, puede creer que no es suficiente ser como es.



5. “Las tareas del hogar son cosas de mujeres”.


  La responsabilidad de mantener una casa limpia y ordenada es de todos. Es mejor que los niños se involucren en todas las tareas sin estereotipar, esto los hará mejores adultos.

 6. “Cuando yo tenía tu edad…”


  Esta frase representa una competencia directa entre padres e hijos. Los chicos a los que se les repite mucho esta oración suelen tratar de demostrar a la familia lo buenos que son, pero es difícil que se sientan satisfechos con sus logros ya que están tratando de complacer a otros y no a ellos mismos. 

 Los hace sentir menos. Pero también, en algunos casos, propicia respuestas como "Sí, pero no soy usted", de los niños más grandes.


7. “Que si molesta a una niña es porque siente algo por ella”. 


 Molestar a cualquier persona no está bien, no importa si es niño o niña. Cuando justificamos estos actos con el velo del “es que te gusta”, normalizamos la violencia como un acto de amor, cuando no es así.

 

8. “El rosa es de niñas”. 


 Un niño se puede vestir del color que más le guste, hay tantos que no deberían ser limitados.




El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.