Las parejas que se emborrachan juntas duran más, según la ciencia

Ya sabíamos que beber alivia el estrés, suaviza las situaciones sociales bizarras y hasta te puede ayudar a perder peso. Pero ahora, un grupo de investigadores asegura que también puede hacer que tu matrimonio sea más feliz, más sano y más duradero.



  No, esto no quiere decir que siempre quieran andar borrachos ni que deban estarlo para llevarse bien.

  ¿Sería lindo envejecer al lado del que consideras el amor de tu vida no? Experimentar un montón de situaciones y crear miles de recuerdos al lado de la persona que amas. Pero muchas veces no logramos tener una relación duradera.

  Afortunadamente hoy tenemos el siguiente consejo y todo gracias a la ciencia: “Si quieres ser feliz con alguien, encuentra a alguien que le guste embriagarse tanto como tú”. No es que estemos promoviendo el alcoholismo, para nada. Esta frase se basa en que:


  Un estudio pblicado por el Journals of Gerontology B: Psychology Sciences a un total de 3 mil parejas que han estado juntas (ya sea casadas o conviviendo) por un periodo de 30 años, dio como resultado lo siguiente:

 
  En las parejas de más de 50 años, las convivencias o matrimonios eran mejores cuando ambos bebían o ambos eran abstemios. Si una persona bebía mucho y su pareja no lo hacía, o por el contrario, era completamente sobria; estas parejas eran más propensas a experimentar problemas maritales, particularmente si la borracha era la esposa.

 ¿Por qué la esposa? Porque esta sentía la insatisfacción de compartir este gusto con su marido.


  Los investigadores realizaron un encuesta a casi 3 mil parejas que habían estado casados durante un promedio de 33 años. (En el caso de dos tercios de las parejas era su primer matrimonio). 

 Después de preguntar sus hábitos al beber —cuántas veces a la semana lo hacían y cuántos tragos consumían— los investigadores preguntaron si sentían que su pareja era irritante, crítica o demasiado demandante.
 
  El equipo de investigación descubrió que en más de la mitad de los matrimonios ambos esposos bebían, y esas parejas eran mejores manteniendo la relación sana que las parejas con un consumo alcohólico desigual. Lo mismo ocurrió con parejas de abstemios.

  Sin embargo, si uno de los esposos es abstemio, los investigadores no lo alientan a empezar a beber para "arreglar" su matrimonio. "No estamos sugiriendo que la gente deba beber más o cambiar la manera en la que beben", comentó a Reuters Health la autora del estudio, Kira Birditt, de la Universidad de Michigan en Ann Arbor.


  Birditt advierte que las satisfacciones entre pareja no alcanzan a los bebedores con problemas —20 por ciento hombres y 6 por ciento mujeres de las personas encuestadas—, esos son "un tema completamente diferente". Los problemas de alcoholismo son persistentes entre los Baby Boomers, cuya actitud de espíritu libre se extiende a su manera de beber.

  Así que si buscas la dicha matrimonial en la vida, tal vez será mejor que consideres la compatibilidad de alcoholismo con tu pareja actual o tu prospecto. 


  Cuando estés viejo, la hora del coctel y el momento de la copa de vino se van recorriendo más y más temprano, y si tu cónyuge te acompaña, es más probable que puedan hacerlo funcionar. Las parejas que beben juntos, duran más.

  Obviamente el estudio no quiere decir que debas cambiar tu actitud frente a tu preferencia de consumir alcohol o no. Todas las parejas son diferentes, pero recuerda que nunca estará demás una copa de un delicioso vino o el compartir un refrescante trago o coctel en compañía de tu querida pareja.

De todas maneras, el estudio advierte que el alcoholismo puede volverse un problema grave entre los más grandes. El 20 por ciento de los hombres tiene problemas con la bebida, mientras que en las mujeres el número es del 6%.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.