Llega la lluvia de estrellas más esperada del año: dónde y cuándo podrás verla

Perseidas: Cómo, cuándo y dónde ver la lluvia de estrellas más intensa del año. La noche del 12 al 13 de agosto será el mejor momento para disfrutar de este gran espectáculo.



  La lluvia de estrellas de las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo ya ha llegado, y este año será especialmente intensa, ya que no habrá Luna y las estrellas fugaces serán muy visibles en el cielo. 

  El fenómeno alcanzará su máxima intensidad las noches del 11 al 12 y del 12 al 13, este sábado y este domingo, con una intensidad que alcanzará los 50 a 100 estrellas fugaces por hora.


El mejor momento para observar las Perseidas ocurrirá a partir de medianoche, sobre todo la del domingo al lunes, pero también del sábado al domingo.


  Las estrellas fugaces, un fenómeno de nombre muy confuso, no tienen nada que ver con las estrellas, astros situados a años luz de distancia, sino que en realidad se producen aquí mismo, en la propia atmósfera de nuestro planeta Tierra. 


  También llamadas meteoros, estos fenómenos son en realidad los trazos de luz dejados por pequeños fragmentos de roca al entrar en nuestra atmósfera a gran velocidad y desintegrarse. 



 Mayoritariamente su origen está relacionado con los cometas, y en concreto con el rastro de material que dejan al acercarse estos a las proximidades del Sol.

  La fricción con los gases atmosféricos calcina y vaporiza los meteoros que aparecen brillantes durante una fracción de segundo formando lo que popularmente se denomina como "estrellas fugaces".


  Para poder disfrutar de las lágrimas de San Lorenzo, el apartado astronómico del Instituto Nacional de Geografía recomienda acudir a un lugar oscuro en el que no haya árboles, edificios o montañas que obstaculicen la vista.

.
   Asimismo, tampoco aconseja utilizar instrumentos ópticos para no reducir el campo de visión. "Lo más cómodo es tumbarse y esperar a que la vista se acostumbre a la oscuridad", aconsejan desde el organismo.


  Lo que sucede cada año a mediados de agosto es que nuestro planeta atraviesa el rastro de polvo y rocas dejado por el cometa Swift-Tuttle. Durante varias noches, estos pequeños trozos de cometa chocan con la Tierra a más de 200.000 km/h y producen una lluvia de meteoros. 

  La mayoría de estos meteoros son producidos por fragmentos de no más de unos milímetros de tamaño, y se desintegran unos 100 kilómetros antes de chocar con la superficie terrestre.


  Cada 133 años el Swift-Tuttle se aproxima de nuevo al Sol, lo que hace que se funda una parte su superficie por la radiación solar y dejando tras de sí un rastro de escombros.

  Su último paso fue en 1992, cuando las lágrimas de San Lorenzo fueron especialmente activas, y no volverá a acercarse al sistema solar interior hasta el 2126. 


  Sin embargo, la gran cantidad de escombros dejados por el cometa prometen mantener esta lluvia de meteoros activa durante todo el próximo siglo.


Este año 2018 estamos de suerte en ese aspecto. Durante las noches del máximo de actividad, que se prevé entre el 11 y el 12 de agosto, la Luna será casi invisible por encontrarse cerca de la fase nueva, lo que dejará un cielo oscuro idóneo para la observación de las estrellas fugaces.




Fuente: La vanguardia / ABC / El País
El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.