Científicos confirman el gran poder curativo de los gatos

Recientemente un estudio científico confirmó el gran poder curativo de los gatos, según ellos al acariciar a un gato contribuye a eliminar el estrés, mejorar el ritmo cardíaco, y remover la negatividad.



  Los gatos se han transformado en las mascotas predilectas para una gran cantidad de personas. La tendencia de tener un peludo y cariñoso animal que prácticamente se cuida solo, ha hecho que muchos opten por estos lindos animalitos.

  A todos nos vuelve locos el ronroneo, pero lo que no sabes es que, más allá de provocar ternura, esta vibración es una vía comunicacional por la cual los gatos reafirman la confianza con sus amos y otros animales con los que conviven.



  Un estudio hecho el año 2009 en la Universidad de Buffalo descubrió que los gatos producían menores niveles de cortisol cuando estaban con humanos, lo que significaba que tanto gatos, como humanos obtenían beneficios de la interacción. 


 Los pacientes humanos que adoptaron gatos tenían mejores niveles de funcionamiento cardíaco y mejores niveles de presión en sus arterias, más allá de lo que los medicamentos pueden hacer.

  Luego de ver estos buenos resultados en un ambiente de laboratorio, se comenzó a incentivar la Zooterapia, que es tratar enfermedades con ayuda de animales. 


  Cada día son más pacientes quienes están conscientes de los beneficios que las mascotas brindan al tratamiento de un gran número de enfermedades. 

 Un ejemplo de ello es el uso de gatos en enfermedades como el Alzheimer y la demencia senil, disminuyendo las dolencias asociadas a estas enfermedades.



Mejoran la salud cardíaca:


  Un estudio realizado en la facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Missouri, reveló que lo gatos pueden reducir el nivel peligro cardíaco cuando el corazón se encuentra bajo palpitaciones descontroladas. 

 De esta manera no sólo regulan y mejoran la salud cardíaca, sino que también pueden disminuir el riesgo de tener uno o más infartos en el futuro.


Estimulan la circulación:


  Este es un aspecto bastante delicado de nuestro organismo, porque una sola falla en la circulación puede acarrear daños graves en nuestra salud, por ejemplo, que se origine una obstrucción arterial y posteriormente se alteren todos los niveles del cuerpo hasta producir un infarto por acumulación y bombeo excesivo de sangre. 

 Afortunadamente los gatos pueden evitar esto con sólo maullar o dejarse acariciar.

  Los humanos reducen sus niveles de cansancio y ansiedad cuando acarician el pelaje de las mascotas, que es similar el efecto de usar bolas anti-estrés y peluches que es recomendado por psicólogos y terapeutas.


  La doctora y especialista en bio-acústica Elizabeth Von Muggenthaler dice que el sonido del ronroneo de un gato es útil para el proceso de curación. 

 Un estudio comprobó que dicho sonido tiene una frecuencia ideal para acelerar la curación de los huesos, así como la de los músculos, tendones, ligamentos, y para la tonicidad muscular. También ayuda a heridas, la hinchazón, y para evitar infecciones, así como para enfermedades pulmonares crónicas.


  También, el Doctor June McNicholas llegó a la conclusión de que las mascotas ofrecen apoyo emocional y compañía, que también realzan nuestras relaciones sociales con las personas en nuestros entornos.

 Los gatos no son los únicos animales capaz de producir este sonido. Los pumas y guepardos también lo hacen. Los científicos descubrieron que este sonido característico de los felinos oscila en una frecuencia muy baja, entre 25 y 100 hz.


  Un estudio señala que esta misma baja frecuencia es utilizada para la curación de lesiones como fracturas y daño muscular. Esto abriría la posibilidad de que el ronroneo sirva para la recuperación de problemas físicos.



 “Es complejo para la ciencia poder determinar las propiedades analgésicas y curativas del ronroneo felino”, señala Snitcofsky. Sin embargo, está abierta la posibilidad de que los adorables gatitos tengan más facultades de las que hemos imaginado.


Aceleran la curación de los huesos y músculos:


  Ya sea que tengas la edad de un adolescente o la de un adulto mayor, en algún momento de tu vida puedes fracturarte o tener los músculos heridos. 

 Resulta que la cura puede estar en tu casa si tienes un gato. Su sola presencia hace que el organismo trabaje mucho más rápido y realice el proceso curativo en las áreas afectadas.

Eliminan el estrés:


  Esto no solo ocurre con los gatos, los perros también aplican para esta habilidad. A veces nuestro nivel de cansancio y estrés se suele acumular y eso es muy dañino para todos.

  Pero cuando se tiene una mascota, nuestro cuerpo se relaja con una mirada, un ladrido o maullido y unas cuantas risas gracias a las locas cosas que a estos pequeños se les ocurre hacer para llamar nuestra atención.

Ya lo sabes, si tienes un gato, no dudes en acariciarlo y darle todo tu amor, después de todo, ambos se beneficiarán.


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.