4 técnicas de manipulación que una persona tóxica usa contigo sin que te des cuenta

Un manipulador emocional es alguien que maneja los sentimientos y emociones de las personas con las que se relaciona en su propio beneficio. La manipulación, al igual que la mentira, es una táctica social que todos realizamos en algún momento de nuestras vidas.



  La manipulación es una forma de chantaje emocional. Se pone en marcha una conducta para inducir al otro a que piense, sienta o actúe, sin darse cuenta, de la forma en que el manipulador quiere que lo haga.

  Y ese es precisamente el gran problema de la manipulación: se trata de una conducta encubierta, que no siempre es detectable para quien es víctima de ella. De ahí que muchos muerdan el anzuelo y terminen permitiendo que los manipuladores se salgan con la suya.
 
  Por eso es muy importante aprender a identificar las tácticas que utilizan los manipuladores. Enseguida te exponemos 4 maneras de identificar a un maestro de la manipulación.


1. Encuentran la forma de hacer que todo sea culpa tuya


  Puedes intentar todo cuanto quieras para evitarlo pero, la gente como ésta, siempre encontrará la forma de culparte a ti.

  Si dices algo crítico a una persona tóxica, probablemente responderá con un duro ataque hacia ti y tu personalidad. Ésto puede llegar a convertirse en el juego de “la patata caliente” culpando uno al otro.



2. Te contagian su pesimismo


  Aunque a veces lo camuflen. "El perfil de persona 'tóxica' es cambiante en cada caso, y no tienen por qué responder a todas las señales", aclara la psicóloga Bastor. No obstante, la actitud pesimista es habitual, "a pesar de que no sea evidente y esté disimulada con una suerte de optimismo vacío", continúa la experta. 

 Al ser también muy duchos en el dominio del lenguaje, sus frases presentarán un presumible buen humor aunque, en el fondo, el poso oscuro quedará patente si se analizan sus palabras al detalle.


3. Usan mucha palabrería


  Esta técnica parece ser la favorita entre la gente tóxica para evitar preguntas que no quieren responder. Para hacerlo, normalmente dan respuestas largas y complejas que acaban por confundirte en lugar de darte la respuesta que querías.

  Para averiguar si alguien te está haciendo ésto, enfócate en lo que está diciendo, y observa si se mantiene en un mismo tema, o si constantemente salta a otras cosas que no son importantes ni tienen relación con el tema de conversación.



4. Las tres etapas del “gaslighting”


  El proceso de manipular a otra persona hasta el punto de que empiece a cuestionar su cordura, e incluso sus derecho, se conoce como “gaslighting” (intentar enloquecer a alguien) y se presenta en tres fases diferentes.

  La persona tóxica empieza haciendo algo para poner a su “víctima” en una situación incómoda: fase de incredulidad.

  Una vez la “víctima” reacciona al comportamiento inusual, el individuo tóxico, a menudo, le dirá que está “actuando como un loco”, o “siendo demasiado emocional.”

  Si mantienen por suficiente tiempo esta actitud, la “víctima” empezará a creer que está actuando de manera demasiado emocional y/o loca, lo que lleva a la etapa de depresión.

  Si crees que puedes estar al lado de una persona tóxica, huye y recuerda que, en ocasiones, la mejor forma de amar a esa persona, es alejándote de ella.



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.