TESLA: EL HOMBRE QUE INVENTÓ EL FUTURO, artículo histórico

El genio que soñó con un futuro en donde la humanidad pudiera conseguir energía libre y gratuita, veía la luz por primera vez hace 162 años.



El 10 de julio de 1856 nació Nikola Tesla, ingeniero, inventor y físico conocido por sus aportaciones en electromagnetismo y por el famoso enfrentamiento con Edison debido a la apuesta de Tesla por la corriente alterna para el transporte de la corriente eléctrica frente a la continua defendida por Edison, enfrentamiento conocido como "guerra de las corrientes" y que finalmente le dio la razón a Tesla.


.
   Nikola Tesla almacenaba todo en su cerebro. Ya en la escuela se destacaba porque resolvía los problemas matemáticos siempre en forma mental y ya de adulto, diseñaba sus inventos visualizándolos, y llevándolos a la práctica muchos años después directamente, sin bosquejos previos.


  Antes de 1929 él prevé, el smartphone, el internet inalámbrico y el videochat. Además de imaginar una noósfera de conexión con la unidad cósmica, con el ritmo del universo.

  “Cuando la electricidad inalámbrica sea perfectamente aplicada toda la Tierra se convertirá en un cerebro inmenso, lo que de hecho es, todas las cosas siendo partes de un todo rítmico real. Nos podremos comunicar entre nosotros instantáneamente, más allá de la distancia.

   Nos veremos y oiremos como si estuviéramos cara a cara, no obstante distancias de miles y miles de millas; y los instrumentos para realizar esto serán increíblemente simples en comparación con nuestro teléfono actual. Un hombre podrá llevarlo en la bolsa de su chaleco,” dijo Tesla.


   Una vez dijo: «Nuestras virtudes y nuestros defectos son inseparables, como la fuerza y la materia. Cuando se separan, el hombre no existe.» Ese era Tesla, alguien muy adelantado a su tiempo al que algunos periodistas llamaron “El hombre que iluminó al mundo”.

   En su juventud pasaba el tiempo leyendo y memorizando libros completos, ya que poseía  una memoria fotográfica. En su autobiografía relató que, en ciertas ocasiones, experimentó momentos detallados de inspiración, que la tuvo y mucha.


  Emigró a los Estados Unidos donde recibió la nacionalidad y trabajó desde 1884 como asistente de Thomas Alva Edison diseñando motores y generadores. 

  Con él tuvo una relación tensa, complicada, pues cada uno tenía una idea diferente de la electricidad que se iba a imponer en el futuro de la humanidad: Edison abogaba por la corriente continua y Tesla por la corriente alterna. El futuro le dio la razón a Tesla.


Genio vs la dominación del mercado


   Después de su alejamiento de Westinghouse, finalmente, el empresario J.P. Morgan decidió invertir en un proyecto de Tesla, el más ambicioso, la Torre Wardenclyffe. 

  El máximo anhelo de Nikola Tesla no sólo era la electricidad, quería ir más allá: su idea era lograr transmitir de forma gratuita energía y comunicaciones inalámbricas, esto lo hizo trabajar varios años de su vida en un proyecto llamado Torre Wardenclyffe a principios de 1900.

 
   Pero cuando el inventor le expuso a Morgan que su objetivo último era distribuir la energía eléctrica a todo el mundo y a muy bajo costo, el empresario temió por el futuro de su imperio energético y le retiró el apoyo económico.


El mundo que veía Tesla


  A lo largo de la historia se observa que los mayores pensadores e inventores han coincidido en que el conocimiento y todas las posibilidades y beneficios de la técnica deberían estar disponibles para todos. Nikola Tesla pagó caro esta convicción. 

  Perseguido, plagiado, y ninguneado, Tesla murió solo en la habitación de su hotel a los 86 años en 1943, ese mismo día el gobierno de Estados Unidos requisó sus papeles y su laboratorio.

   Parte de este archivo se encuentra disponible en línea (290 páginas en pdf) pues en 2012 se desclasificaron los documentos que el FBI requisó en la habitación del hotel en la que falleció.


  El mundo que veía Tesla es uno donde todos pudieran acceder a energía eléctrica a bajo costo, donde la ciencia y la tecnología estuvieran al servicio de toda la humanidad sin injerencia de las grandes corporaciones, donde el producto de los grandes trabajos científicos estuvieran al alcance de toda la humanidad y no de unos cuantos personajes, dueños del desarrollo científico.


    El trabajo de Tesla está volviendo a aparecer en la escena de la que lo habían borrado. En 2013 un grupo de admiradores de Tesla recaudó a través de Internet 1,3 millones de dólares para comprar el edificio del laboratorio (La Torre Wardenclyffe) del inventor en Long Island, con el objetivo de restaurarlo y convertirlo en un museo.


   El mismo año un grupo de investigadores de Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) logró transmitir 60 Watts de potencia a una distancia de 2 metros con una eficiencia del 45%. Un estudio posterior de la universidad ITMO de San Petersburgo, publicado en enero de 2016, predice una eficiencia del 80% utilizando materiales cerámicos.

  Será tarea apremiante de las nuevas generaciones de científicos e investigadores seguir el legado del genio que iluminó el mundo y con ello, iluminar, también, a las siguientes generaciones.

"La ciencia no es más que perversión en sí misma a menos que tenga como objetivo último mejorar la humanidad." Nikola Tesla


Fue uno de los inventores más revolucionarios y nobles que jamás haya visto el mundo.
En este artículo compartimos un archivo fascinante con todas las patentes registradas por Nikola Tesla, disponibles en la oficina estadounidense de patentes y marcas:



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.