Se casaron y en vez de hacer una fiesta, prefirieron dar la vuelta al mundo

Bernardo y Natalia, una pareja de brasileños, decidieron cambiar la fiesta de matrimonio para viajar a 21 países de todo el mundo



  Para la mayoría de los novios, organizar y disfrutar la fiesta de bodas es una parte muy importante del matrimonio.

   El poder compartir con amigos y familiares y disfrutar de la alegría de empezar una nueva familia con quien amas es un suceso muy especial y gratificante.


  Sin embargo, no todos están de acuerdo con esto y prefieren invertir la potencialmente grande suma de dinero que la fiesta implica en otras cosas. 


  Hay quienes ahorran y compran un auto o pagan un anticipo para una casa; en el caso de Bernardo y Natalia, una pareja de jóvenes brasileños, ese dinero fue a dar a algo mucho más emocionante.

¿Viajar por todo el mundo o tener la mejor fiesta de bodas? Esta fue la interrogante que se hicieron Bernardo y Natalia, una pareja de brasileños, que una vez casados por civil, eligieron celebrar su compromiso viajando a los más bellos rincones del mundo.


Su “luna de miel” duró 5 meses


  Bernardo, de 29 años y Natalia, de 28, unieron sus vidas después de siete años de relación, y a pesar de que las circunstancias de la vida, como el trabajo y la escuela los hizo separarse durante algún tiempo, la pareja consiguió, este 2017, unir sus vidas legalmente.

  Cansados de posponer planes y sueños, el joven matrimonio descartó la idea de una boda en grande y se propuso a viajar.

  Para esto, uno de los dos debía renunciar a su trabajo y aunque el primer plan solo incluía la idea de viajar en coche de norte a sur por su país, Brasil, la pareja expandió sus fronteras y decidió que, de una vez, recorrerían el mundo.


  El presupuesto de la travesía de Bernardo y Natalia, que llevan juntos más de 7 años de relación, era para cinco meses, por lo que optaron por dejar el lujo de lado y descubrir lo mejor de cada cultura tratando de ahorrar en lo que sea posible. 

 Entre los destinos que visitaron se encuentran países como Tailandia, Vietnam, Portugal, Italia, España, Francia, República Checa, Países Bajos, entre otros.


Llegaron hasta Tailandia, Vietnam y Portugal, entre otros


  Los recién casados supieron desde un principio cómo sería la experiencia, no habría lujos y con lo único que cargarían sería una mochila.

  Así que después de casarse por el civil, Bernardo y Natalia salieron de Brasil a vivir una luna de miel que duró cinco meses y los llevó desde Sudamérica, hasta Europa y Asia.

  Estuvimos conviviendo las 24 horas del día por cinco meses; aprendimos que cada día debía ser un consenso. Hicimos amigos y conocimos gente que estaba viajando igual que nosotros, en pareja. 

  También aprendimos a disminuir nuestra ansiedad, disfrutamos de cada lugar, de cada ciudad y país sin preocuparnos por nuestro próximo destino.


También visitaron Italia, España, Francia y Países Bajos


 Otra de las cosas que aprendimos fue a valorar a nuestra familia y amigos. Cuando estamos cerca no nos damos cuenta del verdadero valor de las personas que nos aman. 

  Estamos agradecidos, nos encontramos con personas muy sencillas que estaban satisfechas con sus trabajos y la vida que tenían. A pesar de tener tan poco, siempre se les veía felices.


  “Viajar también es aprender a ceder, no nos gustan las mismas cosas, pero eso hace que la experiencia sea diversa, pues tenemos varios puntos de vista de un sólo lugar. Por amor he volado en globo aerostático en Turquía a pesar de tenerle miedo a las alturas y Fanny por amor ha tenido que vencer el dolor de pies para seguir caminando y así poder conocer todas las plazas de Roma”

 

El viaje nos hizo madurar y ser mucho más unidos. Llegamos a casa después de cinco meses de recolectar memorias, fotografías y diarios que guardaron nuestra increíble experiencia por el mundo.


Fuente: Ok chicas / El comercio


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.