"Manual para demoler progresistas", libro recomendado de Gustavo Beaverhausen

Ahora, cuando un progre dice que la Venezuela de Nicolás Maduro no es una dictadura y que en realidad el tema “es más complejo”, nos reímos sin culpa. 



  Pero no siempre fue así. Con su buenismo vacío, su alegada superioridad intelectual y moral, su jerga pretenciosa, estos ideologizadísimos sujetos nos hacían callar la boca y bajar la cabeza.

  Un día, por suerte, algo empezó a cambiar.

  Y, para que ese cambio ocurriera, ayudaron mucho las gotitas diarias de mordacidad incorrecta de Gustavo Bearverhausen, el @MisOdios de Twitter. 


  Ayudaron mucho desenmascarando la hipocresía y la impostura de estas personas solemnes y sentenciosas. Ayudaron mucho a que hoy las podamos ver convertidas en clichés y en arquetipos burlables (el K de Palermo Soho, por nombrar uno).

  Gustavo Bearverhausen abandona la restricción de los 140 caracteres de Twitter y se extiende a través de razonamientos brillantes que recorren la historia argentina, en especial la década kirchnerista, ofreciendo una herramienta imprescindible para el ciudadano de a pie.


  El Manual para demoler progresistas reivindica el sentido común de las personas que piensan que no todo es más complejo, y que muchas veces las cosas son lo que parecen.



   El libro ejemplifica con decenas de personajes que son progres y actúan como tales.

   Uno a uno Gustavo los desenmascara y refuerza su proclama para demoler los preceptos de los progres, veneno de la sociedad que, señala con indisimulable satisfacción, están condenados a desaparecer gracias a muchos periodistas, políticos, artistas, y por supuesto, él.

   Con singular y filosa visión, en casi 12 años, este personaje famoso de la red del pajarito, fue junto a otros como la Dra. Pignata, El atendedor, Coronel Gonorrea, entre otros, los que enfrentaron a los trolls K que defendían el modelo populista del matrimonio Kirchner.


  En un país en el que la grieta fue cada vez ensanchándose más y más, Gustavo fue aceitando su particular estilo para ubicarse en el lado más diametralmente opuesto a los “progres”, seres que como el escritor afirma, “individuos que, por estrategia o deformación, simulan una actitud ideológica para verse bien ante los demás. 


  Es decir el progresismo es una pose.  Y como toda pose, es una postura forzada y poco natural”. Continúa con su análisis, “Para sostener esta máscara ideológica, el progre se inventa un enemigo, uno o varios hombres de paja, que amenazan con eliminar todos los logros supuestamente alcanzados por el campo popular”.

  Gustavo Beaverhausen es un pensador latinoamericano, miembro del Círculo Rojo, autor de la célebre novela gaucha Payada del diptongo y de la epopeya Memorias de un toba en Nueva York, con prólogo del cacique Napalpí Baruta. 

  Publicó ensayos en prestigiosas revistas académicas, como el semanario de la Sociedad de Endocrinólogos de Tapalqué, El Tribuno de Carlos Keen y Tornquist Today, de los bomberos voluntarios de Saldungaray. 



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.