Los niños que ayudan en las tareas domesticas son más exitosos en su vida adulta, según estudio

Los niños tienen derechos, sí, pero también tienen deberes y obligaciones. Por ejemplo: ayudar en casa. Cada vez les hacemos más pasivos en este aspecto. Si antes con 9 años ya fregábamos, pasábamos el aspirador o ayudábamos con la comida, hoy en día esto en impensable en muchísimos hogares.



  Es importante que a los niños los eduquemos a que participen en las labores de casa, desde una edad temprana, para que se acostumbren a que en la casa también se tienen responsabilidades y compromisos a cumplir, por supuesto en actividades de acuerdo a su edad, coordinación y seguridad.

  Esos encargos o tareas domésticas que le damos a nuestros hijos, pueden hacer una gran diferencia en la convivencia familiar y en el crecimiento y desarrollo de nuestros hijos, pues promueven la participación en familia y les da un sentido de pertenencia y cooperación social.

  Según los investigadores el encargar algunas tareas a nuestros hijos aumentará sus posibilidades de éxito en su vida de adultos.


Por qué las tareas domésticas ayudan a los niños a alcanzar el éxito


  Ayudar en casa aporta a los niños muchos beneficios, y algunos de ellos persisten y afloran más adelante, cuando el niño ya se hace adulto. 

  Según Julie Lythcott-Haims, ex decana en la Universidad de Stanford y autora del libro “Cómo criar a un adulto”, los niños necesitan hacer labores domésticas para ser adultos exitosos. Ella explica lo siguiente:


1. “Haciéndoles encargarse de algunas tareas como sacar la basura u ordenar su ropa se dan cuenta de que el trabajo es parte de la vida”.

2. “Si los niños no lavan los platos, significa que alguien más está haciendo eso por ellos. Y así no sólo se pierden el trabajo, sino aprender que cada uno de nosotros debe contribuir para mejorar el funcionamiento de las cosas”.

  Además, participar de las labores en casa tiene otros beneficios como enseñar responsabilidad, trabajo en equipo y habilidades para el futuro, incluyendo un sentido de merecimiento porque lo que hay es de todos y nos corresponde a todos cuidarlo para vivir mejor.


   El único problema es que a veces los padres están muy ocupados y hacer que los niños se encarguen de las tareas conlleva corregir su trabajo después.

Los niños aprenderán a realizar las tareas con éxito y a ser más independientes en sus vidas de adultos.


  Si, puede ser más cansador dejar que los niños se encarguen de ciertas tareas porque quizá no lo hagan a nuestro gusto o bien a la primera, pero recordemos que hacer es la mejor manera de aprender y que ser padres no es cosa sencilla.


 Por esto, delegar algunas responsabilidades en los niños nos irá formando e integrando mejor como familia, confía en tus enseñanzas y en el aprendizaje de tus hijos, es como una danza que hay que perfeccionar y siempre vale la pena.

  Además de que realizar actividades por si mismos les brindaba durante su desarrollo mayor confianza al hacerlos sentir útiles e independientes, también desarrollaban más rápido sus habilidades motrices.


  Se agradece mucho convivir con adultos que saben hacer las cosas, que se hacen cargo de las tareas domésticas y que lo hagan desde la equidad participativa.

 Muchos padres intentan evitar cargas a los niños, no les dejan hacer tareas en casa e intentan evitar toda clase de tarea que pueda suponer riesgo o frustración para ellos. 

Eso no son más que obstáculos en su camino de aprendizaje y maduración. Les mantenemos sanos y a salvo... pero no les dejamos ser ellos mismos. 


El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.