Las 11 frases más interesantes del genial Slavoj Žižek

«El problema es que no nos centramos en lo que realmente nos satisface. Estamos atrapados en una competición malsana, una red absurda de comparaciones con los demás. No prestamos suficiente atención a lo que nos hace sentir bien porque estamos obsesionados midiendo si tenemos más o menos placer que el resto».



   Slavoj Žižek es un sociólogo, psicoanalista, crítico cultural y filósofo contemporáneo. Es uno de los máximos exponentes del pensamiento crítico contemporáneo. 

  Ha escrito más de 70 libros y ensayos que van desde críticas de la filosofía política hasta análisis de la cultura popular.

  ¿Conoces algo de la obra de este filósofo y pensador contemporáneo? Hoy aquí queremos destacar algunas de sus frases y visiones más interesantes (y polémicas) sobre el mundo.


 1. La libertad formal precede a la libertad real


  La libertad basada en el uso de leyes que no distingan entre colectivos no es la forma definitiva de libertad, según Žižek, cuyas ideas marxistas le llevan a pensar que nuestra calidad de vida está muy determinada por contexto histórico en el que vivimos.



2. No puedes cambiar a las personas, pero puedes cambiar el sistema para que las personas no sean empujadas a hacer ciertas cosas


   Otro ejemplo de pensamiento marxista, más centrado en cambiar el entorno en el que viven las personas que en modificar formas de pensamiento directamente.


3. El amor, una desgracia


  Žižek se aparta de la visión romántica del amor. Por el contrario, le da a este un papel desgarrador: “El amor se experimenta como una gran desgracia, un parásito monstruoso, un estado de emergencia permanente que arruina los pequeños placeres”.

  Esta afirmación no es un rechazo al amor, ni un llamado a no experimentarlo. Más bien se trata de una denuncia. 


  El amor por un lado da plenitud. Pero por otro lado también quiebra, rompe interiormente al individuo. Esto no es negativo, sino simplemente connatural al ser humano.


4. Fracasar siempre mejor


  Žižek llama a no tener miedo de fracasar en los intentos. Quizás el peor fracaso es no intentarlo, como queda plasmado en esta frase: “Tras fracasar es posible seguir adelante y fracasar mejor; en cambio, la indiferencia nos hunde cada vez más en el cenagal del ser estúpido”.

  El intento, aunque sea fallido, siempre permite mejorar. Se aprende, se crece. En cambio, si se cae en una posición pasiva e indiferente, ocurre lo contrario. 

  Aparece la decadencia, el descenso, el total estancamiento. La pasividad equivale a la muerte de la conciencia.


5. Comer manzanas orgánicas no soluciona nada


  Žižek cree que los problemas colectivos, como la degradación del medio ambiente, exigen acciones colectivas.

   En este sentido, cambiar nuestros hábitos de consumo no puede ser la solución, porque es una respuesta centrada en lo que cada persona hace individualmente y a la vez nos sirve para purgar sentimiento de culpa.


 6. Para entender el mundo actual, necesitamos el cine


  Para este filósofo, el cine reproduce la manera de pensar de la sociedad en la que se ha hecho.


7. Para todos todo


 Los millonarios conducen el Titanic (si alguien aún lo hace) hacia el iceberg sin dejar de acelerar; en lugar de intentar cambiar el rumbo, acaparan los recursos previendo el naufragio.

  “Es una mirada de ricos, individualista, que piensan que se pueden comprar un bote. El problema es que ese bote es de oro y se hunde”  y para bien o para mal, estamos todos en el mismo barco.
 

   La humanidad lleva décadas administrándose dosis insostenibles de consumo. Algunos disfrutan mientras la mayoría apenas ve la fiesta desde afuera. Todos juntos pagarán la factura cuando termine.  

  Cualquier cambio real del sistema no podrá ser solo ecológico: deberá ir a la raíz de la política, la economía y de las subjetividades sobre las que se apoya todo el andamiaje social. 

  Para evitar el impacto de lleno y salvar a todos los pasajeros es necesario frenar en seco y cambiar el rumbo antes de que empiece la huida hacia los botes




8. Nos sentimos libres porque nos falta el lenguaje necesario para articular nuestra falta de libertad


   El filósofo esloveno se refiere aquí a las dificultades para explicar los mecanismos por los que la libertad nos es privada.


9. El papel de la filosofía


  Actualmente la filosofía no es un saber orientado a revelar grandes verdades. A los ojos de Žižek, su papel es más el de cuestionar y abrir las “verdades absolutas”. 

 Así queda plasmado en esta frase: “La filosofía no encuentra soluciones, sino que plantea preguntas. Su tarea principal es corregir las preguntas”.

  En una época en la que predomina la incertidumbre, la filosofía aporta más preguntando que respondiendo. 

  Los interrogantes profundos y certeros nos aproximan a respuestas más precisas. En este sentido, quizás no hemos encontrado las preguntas adecuadas. Este es precisamente el objetivo al que debe apuntar la filosofía.


10. No a los profetas o salvadores, sí a los líderes


  Los agentes de “verdades reveladas” hacen mucho más daño que bien. Inducen a sostener ideas absolutistas o totalitarias que solo conducen a nuevas formas de esclavitud. Por eso Žižek señala: “No necesitamos profetas, sino líderes que nos animen a usar la libertad”.
 
  El papel del líder contemporáneo es ayudarle a otros a que puedan definir libremente su camino, no a que sigan ciegamente los planteamientos de un hombre, o de un grupo. 

  Un auténtico líder anima la autonomía de aquellos a quienes guía. Promueve que cada quien sea líder de sí mismo.


11. La utopía tecno de salvarse solo


 El planeta está en problemas. Extinción acelerada de especies, desertificación. ¿Hay solución? Sí, dicen algunos. La tecnología, la informática, el big data y los algoritmos salvarán nuestras vidas. 

  Pero alcanza con escarbar un poco para descubrir que algo huele mal en Silicon Valley. Hay tecnoutopistas que se preparan para el colapso ambiental: construyen bunkers, guardan comida, armas y municiones. 

  ¿Se puede armar un santuario en un mundo contaminado? ¿Se puede estar seguro en el capitalismo? 


  Hollywood nos crió con una idea: pase lo que pase, en el último segundo aparecerá alguien, un héroe, para evitar el desastre inminente. 

  Por estos días, los “malos de las películas” atacan el planeta provocando aumento de la temperatura global, desprendimiento de grandes bloques de hielo, extinción acelerada de especies, desertificación, y varios etcéteras.

   Frente a tantos males se ha construido cierto imaginario de que el héroe hollywoodense será la ¿revolución? tecnológica. 

 Los tecnoutopistas se han entregado a lo que el investigador Evgeny Morozov llama “Solucionismo tecnológico“: allí donde haya una necesidad habrá un nuevo gadget.



Žižek es uno de los grandes pensadores de nuestros tiempos. Sus reflexiones contribuyen a entender un mundo que se ha vuelto demasiado complejo y que por momentos parece errático. Sin duda, constituye una fuente de consulta obligada para todo aquel que busque calibrar su brújula de la época que nos tocó vivir.



El Club de los Libros Perdidos. Con la tecnología de Blogger.